En los últimos días todos estamos viviendo con estupor y rabia lo sucedido el pasado lunes en la ciudad de Manchester. El hecho en sí mismo es para todos nosotros una barbaridad pero que niños y adolescentes fueran el objetivo de semejante atrocidad, lo hace todavía más duro y más difícil de superar.

Al hilo de este acontecimiento, me gustaría compartir con vosotros algunas reflexiones sobre cómo tratar el tema de la muerte y el duelo con vuestros hijos adolescentes.

La muerte bajo el prisma de un adolescente

La muerte es un hecho que es difícil de entender y de aceptar para todas las personas en general y, más especialmente, para los adolescentes.

Los adolescentes se encuentran en plena etapa de cambio en la que ni se sienten niños ni adultos. Su mundo emocional y físico se encuentra en plena revolución y todo lo que les rodea adquiere una dimensión diferente a la de los adultos.

Cuando en esta etapa de cambio se produce una muerte en su entorno más cercano: padres, familiares, amigos … la experiencia puede ser realmente devastadora y te van a necesitar cerca mucho más que en cualquier otro momento. Necesitarán tu apoyo, tu comprensión y tu respeto hacia sus sentimientos.

Me gustaría daros una serie de recomendaciones para afrontar con ellos un momento tan difícil.

Algunas sugerencias para tratar el tema de la muerte con un adolescente

  • Déjale participar en los rituales funerarios. No le ocultes ni le dejes al margen de los rituales que tienen lugar alrededor de un fallecimiento. Si así lo solicita, déjale acudir al funeral. Prepárale acerca de lo que va a suceder, de cómo reaccionar ante los testimonios de las personas, ayúdale a despedirse. A veces estos rituales nos ayudan a todos a darnos cuenta de que lo sucedido es una realidad y no se trata de una pesadilla. Pero, si tu adolescente prefiere no asistir, NO LE OBLIGUES. Deja que sea él/ella quien tome la decisión.
  • Déjale expresar sus sentimientos. Ante una pérdida, los sentimientos son muy variados: dolor, rabia, furia, tristeza. Ayúdale a expresarlos y tú con ellos. No sirve de nada que tú no te permitas expresar tus sentimientos delante de tu adolescente porque pienses que el verte llorar a ti, por ejemplo, le puede perjudicar. Tu hijo necesita saber que lo que él siente y lo que sientes tú es muy similar. Y recuerda que el llanto, la risa, la furia… todo puede ser válido para expresar lo que uno tiene dentro.
  • Cuando se produce una pérdida de un familiar muy cercano, a veces se tiende a pedir a los adolescentes que asuman responsabilidades para las que no están preparados. El hecho de perder a un padre o madre o un familiar mayor, no hace que de repente ellos se conviertan en adultos. Siguen siendo adolescentes.
  • Habla, habla, habla… tú puedes estar pasando por el mismo dolor que tu adolescente, pero saca tiempo para conversar con él. Déjale que exprese sus miedos, su rabia y que se haga (y te haga) todas las preguntas que le surjan. Nunca te rías o menosprecies sus reflexiones. Ponte en su lugar y trata de entender qué le hace sentir o pensar como lo hace.
  • Obsérvale. El duelo es un proceso que necesita su tiempo. Los rituales funerarios nos ayudan a darnos cuenta de la realidad, pero después tenemos que aprender a asumir la pérdida y hemos de vivir nuestro duelo. Ten paciencia y observa sus reacciones, lo que dice y, sobre todo, como te he mencionado otras veces, LO QUE NO DICE.

sugerencias para tratar el tema de la muerte con un adolescente

Si te supera la situación y no sabes por dónde seguir y cómo actuar, no dudes en buscar apoyo y ayuda profesional. Hay diferentes grupos de apoyo para adolescentes que le pueden ayudar a abrir sus emociones.

Y, muy importante, no le agobies: déjale sus tiempos y su espacio.

Recuerda que cuando no sabemos qué decir, un abrazo y un beso puede hablar por nosotros.

Como siempre, si tenéis dudas, podéis poneros en contacto conmigo a través del blog o de Redes Sociales.

Compartir
Artículo anteriorCarisma y emprendimiento
Artículo siguienteElena Lavagna es Elena Lalá
Coach internacional, conferenciante, formadora y experta en Programación Neuro-Lingüística, me ha especializado en los 3 pilares educativos: madres/padres, adolescentes y profesores. Empresaria desde los 20 años y apasionada de las personas, he desarrollado la gestión del conflicto, la mediación y la conciliación.Actualmente imparto formación a madres/padres, profesores y adolescentes, doy conferencias sobre Comunicación Afectiva y Efectiva. Realizo sesiones de coaching individuales y sesiones de coaching al sistema familiar.

2 Comentarios

Dejar respuesta