El 1 de junio cumplí 46 años.

Y decidí cambiarme de gafas. He elegido unas nuevas y he tirado las antiguas a la basura.  Ya no me sirven…. Estaban rayadas y tenían muchas manchas. A veces incluso veía borroso.

Una mirada diferente

He elegido unas gafas nuevas para poder ver mejor y tener una mirada diferente. Para no perderme nada de nada. Me las voy a poner nada más despertar y me voy a mirar al espejo con ellas.

Esta mañana, el reflejo me está encantando.  ¡¡Qué bonita estoy esta mañana!! Enfoco esas partes de mí que tanto me gustan: mis ojos, mi pelo, mi sonrisa, mi cuerpo fuerte y resistente… y así, aspecto tras aspecto de mi cuerpo. También mis canas, mis arruguitas recientes, mis chichitas… ¡también son bonitas!

Descubriendo…. con Una mirada diferente

Después voy a la cocina con mis gafas nuevas. Alucino al ver sentado en la mesa a un niño precioso. Pelo negro, ojos verdes, sonrisa enorme….

“¡Hola, mamá!”

¡¡¡No salgo de mi asombro!!! ¿De verdad es mi hijo?  En ese instante, algo enorme emerge en mi pecho: un recuerdo, una emoción… ese momento que ese niño vino a llenar la vida (nuestra vida, mi vida) de belleza desbordante.

Mientras sigo en mi asombro, aparece otro niño que salta a mi cuello.

¡¡¡Mamá, mamá!! ¡Buenos días!

¿¿¿Hay más???  Este niño también es precioso. Pestañas largas, ojos despiertos, chispeantes y luminosos, cuerpo atlético y flexible…

Descubriendo con una mirada diferente mindfulness

Viendo la vida como una película

Y empiezo a ver mi vida como una película. Estoy sentada en una butaca del cine y me asombra ver lo tremendamente afortunada que es la protagonista de esta historia.

Y bueno… después ya aparece, al final del desayuno, un hombre (¡madre mía, ¡qué hombre!)… que me besa suavemente en la mejilla, me dice buenos días y a mí me da un vahído de amor.  Me dejo sentir en ese momento, me hago consciente de mi vida, de la vida, durante el momento del desayuno. Y una lágrima de pura belleza brota de mis ojos.

¡¡¡Y solo ha sido mi primera media hora tras despertar!!!

Bueno, ahora es el momento que elijo para sentarme a meditar…. Desde aquí, empiezo mi día…

¿Te presto mis gafas?

¿o prefieres regalarte unas nuevas?

¡Feliz y consciente día!

Compartir
Artículo anteriorAntonia Valiente. Una mujer comunicativa, creativa y constructora de sueños
Artículo siguientePara el calor, lo mejor es una escayola

Experta en Mindfulness, Formadora y Coach en entorno corporativo y escuelas de negocio. Emprendedora, mujer y madre de dos niños. Me encanta disfrutar de todo lo que nos regala la vida: una buena compañía, un paseo, un espacio de silencio, una comida deliciosa… Comprometida con el desarrollo de la conciencia y en facilitar el descubrimiento de la atención plena como una manera de vivir más satisfactoria.

1 Comentario

  1. ¡Qué bonita historia! Si realmente no quieres perderte nada de nada ¡No puedes olvidarte de la salud de tus dientes! ¿Nunca te has preguntado qué hay de cierto en todas aquellas historias que nos cuentan sobre las muelas del juico? Si nos haces una vista podrás conocer las verdades y mitos sobre las muelas del juicio. ¡Te sorprenderá! http://www.enciasgum.es/mitos-muelas-del-juicio

Dejar respuesta