Una de las grandes resistencias con las vivimos cada día es el cambio.

Parece ser que el cambio forma parte de estar vivas, lo sabemos, lo entendemos mentalmente… y ¿por qué nos cuesta tanto afrontarlo? ¿a qué nos aferramos?

Todo cambia

Estamos programadas como seres humanos para necesitar seguridad… saber dónde vamos a dormir, qué vamos a hacer, qué vamos a comer, con qué retos, aventuras, dificultades, oportunidades nos vamos a encontrar.

Pero todo esto es una ilusión… ¿cuántas y cuántas veces la vida nos demuestra precisamente lo contrario?  Cada sensación, cada emoción, cada pensamiento viene y se va.

A veces insistimos de manera reiterativa en vivir una y otra vez la misma vida como si esto fuera garantía de… pero honestamente….

¿garantía de qué?

Agarrados a una realidad sólida

Intentamos aferrarnos a una realidad sólida y permanente. Este hecho nos provoca una continua lucha y sufrimiento por la necesidad de controlar que las cosas sean como queremos que sean.  Siempre mirando al futuro y con la referencia del pasado, queremos tenerlo todo planificado, saber cuál debe ser el siguiente paso….  qué va a ocurrir para poder responder de la manera correcta a lo que los demás esperan de nosotras.  A partir de ese punto, tomamos decisiones desde el miedo y la búsqueda de seguridad.

Así es el cambio

Pero la vida fluye y estar viva es crecer, evolucionar y aprender. Y las cosas no pasan siempre cómo habíamos esperado, deseado o planificado.  Así es el cambio.

Ahora te sientes de una determinada manera… ¿y cómo será mañana? ¿y dentro de una hora?

Cuando empezamos a mirar al cambio como una prueba y evidencia de que estamos vivas, nuestra relación con éste da un giro de 180º.

“Esto pasará…” la tristeza, la alegría, la comodidad, la rabia… todo pasa…

 

Esto pasará...La tristeza, la alegria, la comodidad, la rabia, .... Todo pasa, ... #Mindfulness Clic para tuitear

Observa cómo cambia tu cuerpo y tu entorno

Observa cómo cambia tu cuerpo y tu entorno

Te invito a que observes todos los cambios que hay a tu alrededor. Desde cómo cambia tu cuerpo y tu propia respiración a tu entorno más cercano: la naturaleza, tu barrio, tus amigos, tus hijos…

Obsérvalo con curiosidad y asombro, como todo a tu alrededor está vivo y evoluciona y nos descubre nuestros espacios, nuevas sensaciones… Es un cambio de perspectiva, de mirada que nos abre nuevas posibilidades sobre cómo nos relacionamos con nosotras mismas, con los demás y con la vida.

Acuérdate: cambiar es vivir.

Acuérdate: Cambiar es VIVIR..... #Mindfulness Clic para tuitear

¡Feliz y cambiante día!

Compartir
Artículo anteriorFeliz Navidad, mi amor
Artículo siguienteCómo decirles las cosas a nuestros hijos
Experta en Mindfulness, Formadora y Coach en entorno corporativo y escuelas de negocio. Socia Directora de Nui People, empresa que se dedica la desarrollo de personas y equipos en Mindfulness e Inteligencia Emocional (https://nuipeople.com/). Emprendedora, mujer y madre de dos niños. Me encanta disfrutar de todo lo que nos regala la vida: una buena compañía, un paseo, un espacio de silencio, una comida deliciosa… Comprometida con el desarrollo de la conciencia y en facilitar el descubrimiento de la atención plena como una manera de vivir más satisfactoria.

No hay comentarios

Dejar respuesta