¿Te cuesta conversar? Aprende a romper el hielo y destacar

¿Te cuesta conversar? Aprende a romper el hielo y destacar

Comunicar más y mejor. Romper el hielo, todo un arte

¡Hola amig@s! Nos hemos puesto en el mes de Mayo y con un calor… Así que toca romper el hielo, pero además de combinar con una bebida refrescante, se me ha ocurrido romper el hielo para poder entablar conversaciones interesantes en cualquier ocasión que se nos pueda presentar. En esta época en la que mejora el tiempo, también tienen lugar más encuentros, talleres y eventos de networking en nuestras áreas de especialización y es muy interesante que asistamos porque, además de que es esencial seguirnos formando, podemos entablar relaciones que, a la larga pueden ser fructíferas para nuestros proyectos y posibles colaboraciones.

Cada día tratamos con personas diferentes con las que tenemos que comunicarnos. Nosotros tenemos la llave para que el resultado de esa conversación sea el que buscamos y logremos atraer el interés de la otra persona. De esta forma se nos abrirán puertas para profundizar en dichas relaciones.  La palabra es nuestra mejor herramienta para afianzar relaciones y hemos de emplearla de forma adecuada para poder obtener los beneficios que deseamos y que en muchas ocasiones no logramos alcanzar.

Comunicar más y mejor. Romper el hielo, todo un arte

Somos seres sociales por naturaleza que necesitamos relacionarnos y comunicarnos con los demás. A través de la conversación obtenemos información, nos entrenemos, convencemos, comentamos, opinamos, etc., Es un medio para comunicarnos y cuando conseguimos hacerlo de forma eficaz e interesante, nos facilita las relaciones personales. Pero ¿te ha ocurrido alguna vez que has conocido a una persona, o has llegado a una reunión y te han presentado a alguien y al final permanecemos en silencio porque no se nos ocurren preguntas para mantener una conversación? Créeme, a mí me ha pasado bastantes veces.

Todo va a depender si tú eres extrovertido y te gusta hablar y de si la persona que tienes delante es o no muy habladora, aunque también puede ocurrir que si ves a esta persona muy a menudo se te vayan acabando los temas de conversación. Saber conversar no es tan sencillo como en un principio puede parecer. Es un arte que requiere muchas habilidades. Hay quien de forma natural tiene la habilidad de ser ameno e interesante en las conversaciones y otros, por el contrario, necesitan adquirir y practicar técnicas que les ayuden a ser más entretenidos en sus conversaciones.

En cualquier caso, todos debemos esforzarnos y buscar conversación, no podemos quedarnos callados esperando a que ésta llegue, hay que saber buscarla. Procuremos evitar estar callados y aburrir a los demás. Algunas personas no se esfuerzan en dar conversación, bien porque no están interesados en el grupo de personas con las que se están relacionando, lo que demuestra bastante poca educación y una dosis de egoísmo, o porque son excesivamente tímidos y piensan que tienen poco que aportar a la conversación.

“Aprende a fluir con la conversación, a dejar hablar,  y amoldarte a las opiniones para relajarte y disfrutar de buenos momentos una vez que ha pasado el momento de romper el hielo”

Romper el hielo supone acabar con estas situaciones incómodas que hemos mencionado, de manera que podamos iniciar una conversación o decir algo que anime a la otra persona a interactuar con nosotros.

Pero no todo el mundo tiene esa facilidad para romper el hielo, y para eso es de gran ayuda contar con herramientas como creatividad, ingenio y la ocurrencia para decir algo adecuado

¿Qué digo? ¿Voy a saber transmitir lo que quiero? ¿Haré el ridículo? …Tantas preguntas que nos hacemos, tantas situaciones que nos imaginamos antes de conversar y como siempre nada positivas que lo primero que hemos de hacer es vencer estos miedos.  Si te cuesta entablar una conversación con personas que no conoces, para que no surjan situaciones incómodas en las que no sepas que decir, revisa estos puntos que te ayudarán a romper el hielo y tener una comunicación eficaz más aún cuando las relaciones que vas a establecer son de negocios:

     Practica la escucha activa:

De este tema ya hemos hablado en un post anterior y además de mejorar las habilidades sociales Habilidades Sociales ¿Son útiles para emprender? así que poco más hay que decir. Es increíble comprobar que en muchas ocasiones logramos más cosas si dejamos a las personas exteriorizar sus inquietudes, expresar sus dudas y hacer comentarios relacionados con su problema o bien con su vida. Es tan simple que, con esto, te darás cuenta de cómo tu servicio, producto o tú mismo pueden echar una mano y solucionar todo aquello que tu cliente está demandando. No cometas el error de que toda la conversación gire en torno a ti, una vez que te presentes, deja que la otra persona se tome su tiempo para hacer lo mismo.

Practica la escucha activa:

  Contagia respeto y seguridad a tu alrededor.

Debemos olvidarnos de las inseguridades, los miedos, los nervios y transmitir seguridad la primera vez que hablamos con una persona. En tu actitud relajada al mismo tiempo has de mostrar el respeto por la persona que te está escuchando y sobre todo por tu trabajo. El tiempo y la práctica es lo que nos hace ganar seguridad, ten en cuenta que tú conoces tu negocio, producto o servicio y que por lo tanto sabes perfectamente cómo solucionar las necesidades de tus interlocutores.

 Añade preguntas a los comentarios que hagas

Cuando no conoces a la persona, y esa persona no es muy dada a conversar trata hacer preguntas que en un primer momento pueden parecerte simples desde el tiempo, las mascotas… hasta saber cómo localizó nuestro producto o servicio, nuestra web, redes sociales etc. y seguro que a partir de aquí surgirán temas de conversación. Para que la conversación fluya adecuadamente, trata de terminar con una pregunta abierta, es decir, preguntas del tipo: ¿Qué te pareció…? ¿Por qué…? Tu tarea en un primer momento es poder establecer conversaciones en las que no se trata de vender sino de ayudar. Ante todo, sé natural y no aparentes algo que no eres

“No pronuncies frases sueltas al azar, va a ser más sencillo hablar cuando dices cosas que pueden hacer evolucionar la comunicación”

 Intenta conocer previamente a tu interlocutor

Si previamente tenemos la ocasión de averiguar más sobre nuestro interlocutor, gustos aficiones, donde trabaja, qué estudió, sus preferencias, todo esto te ayudará a evitar silencios incómodos y te facilitará establecer una conversación. Si hemos estado intercambiando correos electrónicos, nos dará pie a un mayor conocimiento de nuestros estilos de comunicación.

 

Las mejores técnicas para romper el hielo ¿Las conoces?

Pues bien llega el momento de tener que lanzarnos a una conversación y podemos pensar que es lo más complicado ¿de qué hablar?  ¿Qué decimos? Ponernos en el contexto en el que se va a desarrollar la conversación es de gran utilidad. Primeramente comenzaremos por puntos que puedan interesar a nuestro interlocutor, o que sepamos que le interesan, pero sin entrar a hablar directamente de negocios. Sobra decir que es necesario saber introducir bien la conversación, intentando hacer algunas preguntas, más que simples afirmaciones para ir obteniendo información y hacer que nuestra conversación pase más que de una sencilla frase

Contar con  recursos, pensar qué cosas se pueden decir que se relacionen con la reunión o personas que se encuentran allí, preguntas y conversaciones “comodín” para lanzarlas cuando la conversación se está́ estancando en las primeras fases pero quieres seguir hablando con esas personas. Es importante estar preparado. Y para estar preparado nada mejor que estos consejos que te permitirán romper el hielo y tener siempre de qué hablar en donde sea que estés.

Las mejores técnicas para romper el hielo ¿Las conoces?

💡Aprende de los grandes profesionales. Observa a esos grandes comunicadores de la TV o Internet, mira cómo y qué preguntas hacen, cómo usan los silencios y hasta qué bromas se atreven a decir.

💡Recuerda que no eres el único. Por más que lo creas, no eres el único que te sientes raro y extraño en un contexto en el que las personas no se conocen. Los demás están en la misma situación, incluso aquellos que se ven muy seguros. Qué mejor que seas tú quien rompa el hielo.

💡Lee las noticias. Aunque en muchas ocasiones no sigan tus gustos, es muy útil leer incluso esas secciones de noticias que no te agradan tanto. Esto hará que si hay un silencio incómodo puedas reconducirlo utilizando ¿Te has enterado de…?  De esta forma ya habrás salido del apuro

💡Sé sincero. Comenta que disfrutas de una conversación amena y que no te gustan las charlas cortas, También sería válido hacer alguna pregunta más personal, por ejemplo: ¿Qué habilidad te gustaría perfeccionar para llegar a dominar totalmente? o ¿Qué es lo que más te gusta de tu vida actual?

💡Demuestra interés en tu interlocutor.  Aunque a todos nos gusta la idea de hablar de nosotros, para romper el hielo, presta atención en lo que dice la otra persona, escucha y  deja que hable de sí mismo. Seguro que encontrarás puntos de conexión que no esperabas

💡Alimenta su autoestima. Con sinceridad y sin exageraciones, un cumplido siempre es bienvenido y hace sentir bien a la persona con la que hablas, de esta manera obtienes su atención e interés.

“La capacidad de saber escuchar y aportar elementos interesantes a partir de lo que la otra persona ha dicho es una característica típica del buen conversador”

 

💡Comparte historias. Si tu interlocutor refiere anécdotas acerca de algo que tú también has vivido, no dudes en compartir tu experiencia, esto hará tu comunicación más cercana.

💡Evita las preguntas que se respondan con nada más que con Si o No. Busca hacer preguntas abiertas a la hora de conversar, de este modo, en lugar de preguntar por ejemplo en un evento “¿Lo pasas bien?”, “¿Te está gustando?” puedes preguntar “¿Cómo te enteraste de este evento?“ “¿Sabes quién es el organizador?

💡Permite que la otra persona se explique. Si no conoces algo de lo que tu interlocutor está hablando, es mejor que aceptes no saber de qué habla y pedirle que te explique, de este modo la conversación se extenderá.

💡Mejora tu versión de la típica pregunta “¿A qué te dedicas?”. De esta forma la persona se enfocará en el tema que ella decida, ya sea familia, trabajo, estudios, etc.

Mejora tu versión de la típica pregunta “¿A qué te dedicas?

💡Práctica, práctica y práctica. Ya sea con tus compañeros, con amigos o con vecinos amables, cualquier práctica te llevará a ser un conversador de éxito

¿De qué hablo? 10 temas infalibles de conversación para romper el hielo

Cuando comienzas un diálogo con otra persona debes tener claro que tu objetivo  no va a ser caer bien, parecer una persona interesante y tampoco impresionar. Ten en cuenta que no nos conocemos y que cualquiera de estas tres cosas puede interpretarse erróneamente. Nuestro objetivo principal va a ser presentarnos como alguien amable, cordial y tranquilo que quiere entablar una conversación y averiguar si compartimos puntos comunes. Luego ya vendrá el intercambio de tarjetas, teléfonos, una segunda charla o reunión, pero son aspectos secundarios. Así que en el momento en que tengas claro que tu meta es encontrar intereses en común para convertirlos en conversaciones, dejarás de distraerte con otros asuntos que en realidad te apartan de tus objetivos.

Si buscas alcanzar un propósito con esta conversación tienes que medir tus palabras, tener varios temas de los que tirar para evitar que la conversación sea monótona y demasiado estereotipada. y planificar por dónde quieres que vaya el diálogo. La forma más natural de empezar una conversación probablemente es hacer preguntas o comentarios sobre la situación que compartes en ese momento. No por su sencillez son menos efectivas teniendo en cuenta que es la única relación que tenemos antes de conocernos.

¿Qué tema tratar en una primera conversación? No hay un tema estrella para romper el hielo, ¡hay muchos! La cultura general, las aficiones, la tecnología, viajes… pueden ser un punto de unión que facilite la conversación  Todo depende del momento, de la situación o del lugar que nos encontremos. Algunos pueden parecernos más clásicos, otros más originales, también los hay divertidos, pero todos tienen el mismo objetivo: conocer mejor a la otra persona.

“Planea con tiempo algunos temas que rompan el hielo. Las buenas preguntas estimulan conversaciones interesantes” #emprender Clic para tuitear

Con tanta nueva tecnología, WhatsApp, correo electrónico, redes sociales y miles de aplicaciones más, parece que nos desinhibimos mucho más hablando a través de las pantallas, pero la realidad es otra, las conversaciones en persona exigen otro nivel y hay ocasiones en las que no sabemos cómo romper el hielo.

A todos nos encantan las conversaciones diferentes, atrás quedo aquello de  ¿estudias o trabajas? si quieres tener una conversación exitosa, usa uno de estos temas de conversación y seguro  que tu interlocutor entrará encantado en materia:

📌  Actualidad 

Hablar sobre actualidad puede ser una excelente forma de empezar una conversación, es un tema en el que no te verás comprometido de entrada, y casi todos estamos pendientes de lo que ocurre en el mundo, bien por la televisión, la radio y muy frecuentemente por las redes sociales, por lo que lo más natural es que la conversación pueda fluir libremente.

📌  El clima

Este es el tema clásico por excelencia pero que funciona perfectamente. Iniciar una conversación hablando sobre es una excelente forma de empezar, gracias a su efectividad.

¿De qué hablo? 10 temas infalibles de conversación para romper el hielo

📌 Viajes

¿Conoces a alguien al que no le guste hacer turismo? Por regla general, a las personas nos gusta perdernos en pueblos, ciudades o países ajenos al nuestro y conocer otras culturas. Puedes indagar sobre algún destino o ciudad, y de ahí, ir preguntando a dónde le interesaría ir, o cuál ha sido el mejor viaje de su vida, compartir anécdotas y experiencias.  Con esto, no faltará la conversación en ningún momento.

📌 Infancia

Es muy probable que tengamos algo que contar sobre los primeros años de escuela, nuestros primeros amigos, los juegos que nos divertían, los personajes que admirábamos, las reprimendas que nos dieron o aquellas de las que escapamos… En fin, hay mucho que contar

📌 Libros

Antes de preguntar acerca de sus favoritos o sobre si le gusta la lectura, fíjate si lleva algún libro entre sus manos, en el bolso o maletín. Si a nuestro interlocutor le gusta leer, hablar sobre libros tienes una ocasión más que perfecta para charlar largo y tendido sobre el tema. Averigua su nivel de gusto por la lectura y dirígete a esos lugares en los que se siente más cómodo. En caso de que la persona no se sienta atraída por la lectura, lo notarás inmediatamente, y lo ideal es cambiar de tema.

“Demostrar al otro que nos interesa lo que está diciendo es tan importante como saber qué decir. Haz preguntas y comentarios”

📌 Comidas y bebidas

Hablar sobre las comidas que nos gustan y nos disgustan suelen ser temas de conversación muy entretenidos. A algunos puede parecerles un tema intrascendente, pero en realidad es algo que toca con lo más humano y lo más cotidiano de las personas.

Es interesante compartir las experiencias sobre aquellas comidas exóticas que cada quien pudo probar alguna vez. O referir las ocasiones en que te ofrecen algo extraño y no sabes ni siquiera cómo empezar a comerlo. Sin duda, sobre las comidas y las bebidas todo el mundo tiene algo que decir.

📌 Música

El tema de la música es similar al de los libros, sin embargo, es preciso resaltar que casi todos somos amantes de la música, y por tanto puede ser una de las mejores maneras para crear lazos de conexión

📌 Deportes y aficiones

Todos tenemos ratos libres. Y en ese tiempo nos dedicamos a hacer algo que nos agrada más. Se puede afirmar que no hay una sola persona en el mundo que no tenga alguna afición.  Lo cierto es que todos sentimos gusto por alguna actividad como cuidar las plantas, yoga, correr, pintar, escribir, ver televisión, o simplemente mirar por la ventana.

Presta atención a tus conversaciones. No todo vale con tus clientes

📌 Mascotas y animales

¿Quién no ha tenido una mascota en su infancia o tiene en su casa un animal de compañía que es como uno más de la familia? A unos les gustan los perros, a otros los gatos, a otros los pájaros, los hamster. Ellos no son solamente un habitante más en cada casa, sino que se convierten en parte de tu vida, de tu familia y de tus afectos. Hablar acerca de mascotas siempre dará lugar a una conversación feliz.

📌 Aspiraciones

Las aspiraciones de cada uno son otro de los temas de conversación que te ayudarán a romper el hielo y a establecer un diálogo con esa persona a la que acabas de conocer. Puedes sacar el tema de lo que os habría gustado llegar a ser en la vida o algo menos profundo como vuestros objetivos a nivel laboral.

Si ninguno de los anteriores temas de conversación nos convence, siempre puedes optar por ser original y romper el hielo con preguntas sin contexto, inesperadas o curiosas. Os comparto un artículo muy interesante +263 Preguntas Para Romper El Hielo [Lista Actualizada 2019] que puede darnos muchas ideas y opciones para hacer preguntas que nos faciliten nuestras conversaciones

“Encuentra el valor de cada persona y eso te abrirá las puertas a una relación”

 

Presta atención a tus conversaciones.  No todo vale con tus clientes

Los que me seguís sabéis que siempre estoy reivindicando el respeto en nuestras relaciones y que se pueden tratar muchos temas diferentes siempre y cuando mantengamos el respeto por las opiniones de la otra persona y, por supuesto, también, al contrario. Si piensas que estás siempre en posesión de la verdad y defiendes tus argumentos enfadado y perdiendo las formas, estás ignorando lo que puede aportar y plantear otra persona que no piensa igual que tú. Esto es bastante arriesgado ya que solo se tendrá en cuenta una opinión y se perderá el conocimiento que puede aportar el resto de nuestros interlocutores.

Por mucho que nos empeñemos hemos de considerar que un cliente no es un amigo, y no se debe tomar la confianza que podemos tener con nuestro amigo más inseparable por lo que también es importante saber es qué temas son adecuados y cuáles no lo son.

Así que atent@s con los temas “restringidos” y con los que podemos “dar un patinazo” con nuestros clientes

Desde el punto de vista profesional podemos considerar los siguientes

⛔️ La crisis. ¡Bendito tema! Además de contagiarnos negatividad si hablamos de crisis económica lo único que propiciamos es que nuestro cliente no esté muy dispuesto a comprobar nuestros servicios e incluso que ponga como excusa la crisis para solicitarnos descuentos.

⛔️ Nuestro trabajo. Lo que sí es verdaderamente un tema de conversación es nuestra pasión por el trabajo que desarrollamos y por todo el valor que podemos aportar. No es nada apropiado hablar de si ganamos mucho o poco o si estamos cómodos o verdaderamente mal en nuestro empleo

⛔️ La propia empresa. Discreción, ante todo. La rumorología o el aportar datos que no son de relevancia ni interés para el cliente, va a hacer que se pierda confianza y, por tanto, oportunidades de negocio.

¿Cuáles son los temas que eliges para lograr una conversación amena y entretenida?

⛔️ Hablar de nuestra competencia. Es de bastante mal gusto hacer críticas a nuestra competencia en lugar de resaltar el valor y las ventajas de nuestro servicio. Esta actitud no dice nada bueno de nuestra profesionalidad. Cuando se tiene una buena formación e información, no tenemos desacreditar a los demás para hacernos valer.

⛔️ Otros clientes. No nos damos cuenta, pero a veces, damos datos de otras personas, que acaban siendo identificables para reafirmar nuestra propuesta. Creo que no nos gustaría ser objeto de habladurías para demostrar nuestras capacidades.

Los clásicos del protocolo:
 

🔴 Religión. Si se libran guerras por este motivo, ¿os imagináis los conflictos a nivel personal que pueden crear?

🔴Sexo. No sólo es un tema que puede incomodar a muchas personas, es que además es un tema que puede traer disgustos y no interesa a ninguna de las partes. Un comentario desacertado puede llegar rápidamente a quien sea tu superior o bien pueda despedirte por tu conducta inadecuada.

🔴Política y corrupción. Hay tantas opiniones como personas y no todo el mundo tiene la misma ideología. ¿Para qué molestarnos en hablar de política si no vamos a conseguir convencer al otro de que está equivocado?

🔴 Aspecto físico de las personas. Ponernos a valorar negativamente a las personas por su aspecto físico demuestra falta de sensibilidad, inmadurez y sobre todo muy mala educación. Esto es algo imperdonable en la vida social, irreparable en la vida profesional.

🔴 Fútbol. Un clásico para generar discusiones muy desagradables. Otro de los tradicionales generadores de discusiones agrias. Incluso siendo del mismo equipo, cada uno ve los partidos o los jugadores de una forma ¿Para qué tocar este tema si no se vamos a llegar a nada productivo?

🔴 Dinero. Con nuestro cliente solo debemos hablar económicamente desde nuestra relación comercial. El resto de los temas relacionados con el dinero es de muy mal gusto.

🔴 Desgracias personales y sociales. Hablar de percances, contratiempos y catástrofes, crea malestar en una conversación y no creo que sea nuestro propósito cuando queremos establecer relaciones

🔴 Edad. Sobran las palabras. La edad (propia o ajena) ¿es un dato de importancia en tu relación comercial? Piénsalo

Las situaciones incómodas en las que todos hacen silencio y nadie se atreve a dar el primer comentario requieren de  un experto en “romper hielos”. ¿Te atreves a destacar en este papel? ¿Cuáles son los temas que eliges para lograr una conversación amena y entretenida? Me gustaría que compartieses tu experiencia.

Si has llegado hasta aquí ¡Gracias por leerme!

Compartir
Artículo anteriorPérdidas y despedidas
Artículo siguienteLo quiero
Profesional especializada en Netiqueta, Redes Sociales, Comunicación 2.0 Protocolo Social, Protocolo Institucional y Marca Personal Siempre en modo aprendizaje. Considero la comunicación, un factor decisivo para la conexión entre las personas y para generar satisfacción Me gusta pensar que siempre hay personas a las que les pueden interesar tus aportaciones y que hay alguien que conversa contigo en cada interacción. Trabajo intensamente en este aspecto, el feedback me resulta imprescindible. Mi misión es aportar un servicio profesional enfocado a obtener mayor visibilidad, establecer nuevas conexiones y mejorar las relaciones de los equipos, poniendo en práctica el uso de la marca digital través de redes sociales y una comunicación 2.0 efectiva basada en el protocolo social, protocolo institucional, la Netiqueta y la negociación.

No hay comentarios

Dejar respuesta