Siempre es un nuevo principio

Siempre es un nuevo principio

¿Cuántas veces te han dicho y, lo peor, te has dicho que “esto es el fin” “no hay salida” o “imposible recuperarme de…”? ¿Cuántas veces te has sentido encerrada tras una puerta de acero emocional? ¿Cuántas veces has deseado esfumarte porque te sentías en la obligación de explicar un fracaso?

Probablemente muchas y será señal de vivencias intensas y algún que otro riesgo. Estas conversaciones internas reactivas nos hacen daño, solemos interiorizarlas como reproches, sentimos que no sólo tenemos que asumir nuestro fracaso, sino que tememos que cuando la situación provocadora de estas duras autocríticas trascienda, además, deberemos cargar con el peso de las opiniones ajenas.

Siempre es un nuevo principio

Podemos dejarnos llevar por nuestro propio lenguaje reactivo o bien podemos ir adoptando pequeñas acciones que nos lleven a enfocar la vida de una manera más sana, más productiva y muchísimo más eficaz.

Para tener una vida rebosante, sácale partido a lo que ya tienes.

 

Los ingredientes de la fórmula; presente + actitud + confianza

Cambiar reacción por acción, adoptar la proactividad como actitud cotidiana, lleva a transformar no sólo la manera en la que afrontamos los problemas, sino que nos enfoca a pensarnos como una sucesión de nuevos principios, de nuevas oportunidades que ya forman parte de nuestro bagaje, no disminuyendo nuestras posibilidades como si se tratase de agua en un vaso que se agota poco a poco, sino activando lo que ya contiene.

Aplicar la fórmula cuya aplicación nos hace avanzar.

Presente + Actitud + Confianza = Un nuevo principio

El presente nace cargado de posibilidades de elegir, de nuevos principios. Vivir en sucesiones de inicios es abrir la vida a las inmensas posibilidades que nos ofrece. También es aprender a poner en su justo lugar las cargas que soportamos. Y poner en valor nuestra capacidad de escribirnos sin etiquetas, ni patrones impuestos, con nuestra propia caligrafía.

Vivir en sucesiones de inicios es abrir la vida a las inmensas posibilidades que nos ofrece. #desarrollopersonal Clic para tuitear

Darnos permiso para recorrer la vida realizando muchas de las cosas que nos parecían imposibles, esa es la actitud que nos sirve de impulso, con la ligereza del presente que es el jardín dónde nace la confianza.

Presente no sólo es tiempo, también es un regalo.

Ejercitarnos en centrarnos en vivir en tiempo presente es conquistar el equilibrio. Siempre es presente y aunque se nos vayan acumulando lastres, en nuestra mano está la capacidad de transformarlos en aprendizajes y experiencias que nos sirvan de base para ser capaces de vislumbrar nuevas posibilidades.

Este instante, ahora lees esto es un nuevo principio. Imagina que en este mismo instante sólo estas leyendo estas letras que te propongo, respira… y lee, este instante contiene todas las posibilidades existentes en tu vida.

Si lo piensas bien, cuando dentro de apenas 2 minutos sigas con tu vida, ya no serás exactamente la misma que empezó a leer este artículo. Puedes introducir algún cambio en lo que tenías previsto hacer, pequeño, muy pequeño, simplemente viviendo tu siguiente actividad desde el presente con la ilusión de empezar cosas nuevas.

Lo que cuenta no es lo que vas a hacer, sino lo que estás haciendo.

Pensar en presente relaja y libera de cargas, te enfoca vivir con naturalidad lo que va sucediendo, en esa liberación está empezar de nuevo. Se trata de cambiar el enfoque liberar cargas que arrastradas para que cada momento se convierta en una oportunidad y, si no sale bien es porque ese no era el camino y vuelta a empezar.

Cuando eres capaz de apreciar y disfrutar lo que te sucede sin pensar en lo que van a decir otros, en las etiquetas sociales duales de blanco negro, éxito fracaso, empezamos a ser más auténticos más creativos, más libres y más felices.

Lo que cuenta no es lo que vas a hacer, sino lo que estás haciendo #desarrollopersonal #atenciónplena Clic para tuitear

Si empiezas a enfocar la vida de esta manera, poco a poco la impresión de que “no hay salida” “es el fin” “imposible que…” se irá diluyendo y crecerás tú, crecerás en sabiduría y empezarás a confiar, a sentir con la fundada esperanza de saber que tienes las riendas de tu destino, las riendas de tus posibilidades sin que las etiquetas, patrones e imposiciones ajenas te gobiernen.

La vida se convertirá entonces en una motivadora sucesión de nuevos principios.

¡Adelante!

 

Compartir
Artículo anteriorSara Studio, el arte de hacer bien las cosas
Artículo siguienteInteligencia emocional ¿un socio en tu camino al emprender?
Consultora coach de desarrollo personal y profesional. Experta en capital humano. Ayudo a que rompas tus bloqueos, conozcas tus motivaciones internas y desarrolles al máximo de manera integral, tus capacidades. Por mi experiencia sé que somos un todo lleno de posibilidades que debemos poner en valor. Mi misión es ayudarte, asesorarte y acompañarte para que hagas realidad tu proyecto vital poniendo el acento en tu personalidad, en quién eres. Realizo sesiones individuales tanto presenciales como por Skype, así como talleres y charlas de desarrollo de personal y comunicación.

No hay comentarios

Dejar respuesta