Hoy tienes uno de esos días… Sensibles

A lo largo de nuestra vida, seguro que muchos de nosotros hemos mantenido este tipo de conversación;

  • Hola cariño, ¿qué hay de cenar?
  • Pues lo que haya. Pero vamos, yo, el día… bien, aunque veo que no te interesa mucho.

Sensible yo… no se porque lo dices

En este momento os saltan las alarmas.

  • ¿Qué te pasa hoy, estás en uno de esos días?
  • ¿Cómo que en uno de esos días? ¡Qué días!
  • Pues en unos de esos días “vuestros” que estáis más sensibles, ya sabes…
  • No me digas que estoy sensible porque no lo estoy, lo que pasa que tú solo piensas en ti, que no tienes la más mínima delicadeza, desde luego…
  • Pero si no he dicho nada!!!!
  • Claro, ahora que si no he dicho nada, que si estoy histérica, que ¿Qué hay de cenar? Me preguntas que, ¡¡¡qué hay de cenar!!! Ni un beso, ni un “que tal estás…”

Las mensajeras de la anarquía sentimental

Si, es cierto, tenemos “esos días” donde estamos más sensibles, donde –a veces- nos vemos sobrepasadas por nosotras mismas. Donde tenemos esos seres microscópicos, llamados hormonas, saliendo de su caja de pandora y campando a sus anchas por nuestro cuerpo y provocando el caos anímico. Son las mensajeras de la anarquía sentimental. Hacen de nosotras dragones con cuerpo de mujer, capaces de pasar de la risa al llanto en cuestión de segundos.

Vemos lo que a veces no podemos percibir

Pero también es, en “esos días”, cuando somos capaces de ver lo que en otro momento no tenemos la sensibilidad de percibir. Como, a veces, calláis ante nuestros cambios repentinos de humor. O como sacáis el capote para torear el temporal y salir indemnes de nuestra ira desproporcionada. O tan solo cuando veis que la tormenta amaina os acercáis con una caricia que lo expresa todo.

via GIPHY

Es en esos días cuando más os necesitamos, cuando somos  más frágiles y cuando todo lo magnificamos, no solo lo malo, sino también lo bueno, en definitiva, TODO. Es, en uno de “esos días”, cuando somos capaces de ver como podéis ser el marido atento y delicado, el padre entregado a sus hijos y ese profesional que puede con todo, a convertiros en ese marido ausente volcado en el trabajo que olvida que tiene hijos. Y todo eso en cuestión de horas.

Antídotos contra esa revolución mensual

Pocos antídotos hay contra esta revolución mensual. Por nuestra parte, en muchas ocasiones, tenemos que hacer un esfuerzo extra para controlar esas dictadoras del descontrol anímico. En ocasiones nos saldrá genial, y no notaréis ningún efecto de nuestra pequeña revolución interna.

Pero en aquellas ocasiones que se desborde nuestro estado anímico y nos convierta en esas fieras que a veces os encontráis en casa, tenéis ese antídoto que falla pocas veces. Es sencillo y es tendernos la mano con una frase como: “siéntate que ya me encargo yo”. Esto nos desarma, nos pilla por sorpresa y nos deja calladas y pensativas con nuestra ira.

Al fin y al cabo tan solo nos estáis diciendo QUIERO QUERER QUERERTE.

Compartir
Artículo anteriorLlevo meses preparando este regreso
Artículo siguienteEl extraño caso de los cuñados que lo saben todo
Soy esposa y madre de cuatro hijos y me gusta decirlo en ese orden. Licenciada en ADE y tras mis años de auditora y gestionando presupuestos en una editorial, empecé a tener la necesidad de gestionar esos conflictos que duermen en nuestro interior y que en ocasiones no sabemos expresar. Así que después de varios años haciendo entrevistas a matrimonios y parejas sobre la forma de comunicarnos en un tema tan personal como son los desencuentros afectivos y sexuales, me dedico tanto a dar conferencias como a asesorar y acompañar a muchas parejas con la necesidad de romper esa barrera que se ha creado entre ambos. En definitiva que puedan ver la manera de crecer juntos.

No hay comentarios

Dejar respuesta