quien-mueve-las-piernas-mueve-el-corazon

Queridos amigos,

¿Cómo estáis? ¡Vaya semana que hemos tenido! No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero a mí las semanas se me pasan volando y tengo la sensación de estar atrapada en el tiempo.

Lista de deseos de domingo por la tarde

Con estos pensamientos empecé la semana; mejor dicho, el fin de semana pasado y el domingo por la tarde ya había tomado algunas decisiones importantes:

  1. Todos los días me voy a reservar 1 hora exclusivamente para mi y cuando digo para mi quiere decir que en mis actividades no voy a incluir ni supermercado, ni pediatra, ni gestiones del hogar. Sólo pueden estar incluidas actividades del tipo: café con una amiga, lectura, paseo o lo-que-me-de-la-real-gana.
  2. Voy a dejar de cargar con los problemas de los demás: que cada uno (incluidos padres, maridos, amigos…) se acostumbren a solucionarse sus necesidades. Soy mujer, madre, hija, esposa, amiga… pero no soy el teléfono de la esperanza.
  3. Voy a hacer deporte: ¡Basta ya de decir que no tengo tiempo! Mi hija Blanca, la adolescente de la casa (con permiso de mi marido, claro) lleva tiempo pidiéndome que la apunte a un gimnasio. Hasta ahora le había dicho que no porque en este tipo de cosas, suele ir el primer día y luego ya no vuelve: me lo hizo con las clases de tenis, con yoga… Esta vez, sin embargo, he aceptado y, lo que es más, me he apuntado con ella.
  4. Cambiar la lavadora. Sé que esto no tiene nada que ver con lo anterior, pero se ha vuelto a estropear y me tocó ir a casa de mi madre a hacer la colada y ya fue el remate final.

Empiezo el lunes con energías desbordadas 💪

Y con estas previsiones llegó el lunes.  Me levanté con una energía y un buen humor como hacía mucho tiempo. La idea de llevar a cabo todo lo que había decidido durante el fin de semana me dio un subidón tremendo.

A media mañana ya se me había ido la mitad de la energía y por la tarde no pude disfrutar de mi hora “exclusiva” porque tuve que ir a comprar la lavadora. De todos modos, yo seguía centrada en mis planes.

El día “G” llegó…..👏

El martes era el día “G”; es decir de gimnasio. Estaba emocionada: hacer deporte y compartir planes y tiempo con mi hija me parecía una combinación deliciosa. Me imaginaba tarde de chicas como en las películas americanas; esas en las que madres e hijas se cuentan intimidades y luego dicen eso de “vamos a tomar un batido de arándanos con helado de vainilla” (¡qué manía tienen con los arándanos, el jengibre y la vainilla, por Dios!).

Pues con esas intenciones salimos las dos de casa rumbo al gimnasio previo paso por una tienda de ropa deportiva porque según mi hija, no podíamos ir al gimnasio en chándal y con camiseta de publicidad – como toda la vida, por otra parte -. Parece ser que ahora se va al gimnasio super conjuntadas, con las mallas, la camiseta, las zapatillas y la cinta del pelo en la misma tonalidad. Resultado: nos dejamos 200 euros y nos faltaban todavía algunos detalles.

Mi clase de Latin-Fitness 😅

Con el equipo recién sacado de la tienda y después de merendar un sandwich mixto y un refresco, llegamos al gimnasio y nos metimos en clase de Latin-Fitness, que es una especie de baile latino muy puñetero que te ayuda a descubrir que:

  1. Tu cuerpo tiene músculos que desconoces
  2. Esos músculos están vivos en los adolescentes. En la edad madura desaparecen por completo y de ahí que tú no te puedas mover jamás como tu hija o como la monitora
  3. No es aconsejable merendar antes de entrar a hacer deporte porque te suele dar flato.

La magia de la hora exclusiva para MI. 🙋

No os voy a dar detalles de la situación en la que me encontré cuando terminó la clase y llegué a casa porque quiero mantener cierta dignidad ante vosotros. Baste decir que llegué a casa, me di una ducha y me metí en la cama sin cenar. Decidí que la hora en exclusiva la iba a dedicar a dormir.

Y así ha transcurrido el resto de la semana: dolorida hasta más no poder. La hora en exclusiva la he dedicado a estar sentada y no moverme para evitar que me dolieran más las piernas y los abdominales y poco más.

Feliz semana y espero que hagáis muchos planes y, sobre todo, que os dediquéis más tiempo a vosotros mismos.

Un beso y feliz semana.

 

Compartir
Artículo anteriorLa Veronica y su brunch a ritmo de ópera
Artículo siguienteCómo hacer un guión para tus videos con Iphone o Ipad
Durante años he sido Jefe de Desarrollo de Proyectos en Tesauro. Por mis manos pasaron muchos guiones de cine y televisión, nacionales e internacionales y ahí nació mi pasión por el cine y por la escritura de guión. Escribo porque es una necesidad: cualquier tema y cualquier excusa es buena para dejar volar la imaginación y plasmar historias en un papel. Hace un tiempo creé VÍMELO PRODUCCIONES, una productora y agencia de comunicación. Además, colaboro como guionista con BLUEBERRY STUDIOS y con LINCEO PRODUCCIONES. Soy optimista y espero arrancar de vez en cuando una sonrisa cuando leáis este blog. Sed felices.

No hay comentarios

Dejar respuesta