Seguro que alguna vez has oído hablar de la asertividad y de lo importante que es en general para todas las personas, y especialmente para los adolescentes, desarrollarla y ponerla en práctica.

Hoy respondo a la pregunta ¿Qué es la asertividad?

¿Sabes exactamente en qué consiste? ¿Cómo te ayuda en la educación y comunicación con tus hijos?

Cuando hablamos de asertividad, nos referimos normalmente a una estrategia comunicativa que se ubica en el medio de dos conductas que resultan opuestas y que son la pasividad y la agresividad.

Si desarrollamos la asertividad, somos capaces de expresar nuestros deseos de una manera amable, directa y adecuada. En su lado opuesto se encuentra la pasividad, que ocurre cuando evitamos decir o pedir lo que queremos o necesitamos y la agresividad, cuando lo hacemos de forma tan violenta que nos descalificamos nosotros mismos.

Asertividad en escuela de madres The Damas Blog

 

Diferentes estudios realizados en Estados Unidos han demostrado que los programas de prevención de abuso de sustancias como el tabaco, las drogas o el alcohol que incluyen entre sus componentes el entrenamiento en Asertividad y otras habilidades sociales son más efectivos y pueden contribuir a mejorar la resistencia de los jóvenes a la presión del grupo de iguales para consumir.

Es cierto que nadie nace siendo asertivo; es un estilo de comunicación que se desarrolla a lo largo de nuestra vida y cuyas bases se instauran desde la infancia.  Los modelos de nuestros adultos, ya sean padres o formadores, influyen en nuestra manera de relacionarnos con los demás.

Los estilos educativos dictatoriales normalmente dan lugar a niños agresivos o desinhibidos. Los estilos educativos en los que prima la educación activa y de calidad tienen como consecuencias niños y jóvenes con un estilo de comunicación asertivo.

Por esta razón, insistimos en que la comunicación entre adultos y niños es de extrema importancia.

Escuchar y entender lo que nuestros hijos nos quieren comunicar hará posible que les dotemos de herramientas para saber decir NO a conductas o hábitos que les pueden marcar su vida adulta.

Muchos de nosotros no podemos satisfacer nuestras necesidades, porque decimos “sí”, cuando deberíamos decir “no”.

– William Glasser

 

Te quiero proponer este ejercicio de Asertividad

¿Te animas? Creo que puede ser útil para ti.

EJERCICIO PRÁCTICO DE ASERTIVIDAD

Piensa en una situación en que te hayas sentido presionado a hacer algo que no querías hacer. Debes reflexionar sobre cómo reaccionaste y cómo podrías haberlo hecho siguiendo los siguientes pasos:

  1. Describe de forma detallada qué ocurrió, cómo te sentiste y qué querías hacer tú.
  2. ¿Cómo reaccionaste? ¿Qué dijiste?
  3. ¿Tu reacción fue pasiva, asertiva o agresiva?
  4. ¿Cómo te sentiste? ¿Cómo imaginas que se sintió la otra persona?
  5. ¿Lograste tu objetivo o sólo el del otro? ¿Llegasteis a un objetivo común?
  6. ¿Qué otras alternativas tenías? ¿Cómo te habrías sentido utilizando estas alternativas?
  7. ¿Qué harás diferente la próxima vez?

Y como una imagen siempre vale más que 1000 palabras, te invito a ver este video.

Sería fantástico que también lo vieran tus hijos.

¡¡Creo que te gustará y a tus hijos les hará pensar!!

 

¿Eres asertiva? ¿Lo son tus hijos? Nos vemos en los comentarios para compartir experiencias. Me encantará conocer las tuyas.

No hay comentarios

Dejar respuesta