Hoy me gustaría hablaros sobre….

Los Patrones Mentales, que son y como nos ayudan

Quizás sea la primera vez que oyes hablar de este término y creas que esto es algo ajeno a ti y a tu vida y, por supuesto, no tiene nada que ver con la relación que mantienes con tus adolescentes.

Estoy segura de que al final de la lectura de este texto, habrás descubierto muchas cosas que no sabías sobre ti. ¿Preparada?

¿Qué son los patrones mentales?

Los Patrones Mentales son la base que condiciona el aprendizaje y la actuación de las personas; es decir, son el conjunto de Estrategias o Anclajes que consciente o inconscientemente tenemos en nuestro subconsciente y que modifican o modelan la forma en que nos enfrentamos a la vida y que pueden llevarnos al éxito o al fracaso.

El hecho de cambiar esos patrones mentales puede hacer que cambie nuestra vida. Muchas veces, el éxito o el fracaso no depende de lo que nos pasa sino de cómo reaccionamos ante lo que nos pasa.

El origen de nuestros Patrones Mentales

Muchos de estos patrones mentales son heredados y se van instalando en nuestro cerebro desde el exterior, por las personas que nos rodean y que para nosotros representan la autoridad: la familia, la sociedad, la escuela…

Cuando hacemos generalizaciones negativas sobre nosotros y sobre lo que nos rodea estamos implantando y desarrollando cada vez más esos patrones mentales negativos. Muchas veces, ante una situación nueva, los patrones mentales negativos hacen que nos angustiemos sin existir ningún hecho real que lo justifique.

Decía Ramón de Campoamor en su poema “Las dos linternas”

“En este mundo traidor /

nada es verdad ni mentira /

todo es según el color /

del cristal con que se mira”.

Nuestra mente y el Triángulo de Kanizsa

A veces nuestra mente funciona como si estuviéramos viendo el famoso Triángulo de Kanizsa:

triangulokanizsa

¿Qué ves? Aparentemente lo que se ve es un triángulo equilátero blanco pero, de hecho, no existe ninguno.

También puede parecer que este triángulo blanco inexistente es más brillante que el área circundante, pero, de hecho, tiene el mismo brillo del fondo.

Piensa en la cantidad de veces que tú has creído ver una situación negativa y un problema donde no lo había y, es más, cuántas veces esa situación negativa imaginaria tenía que ver con algo que habían hecho o dicho tus hijos adolescentes.

 

Cambiando los Patrones Mentales Negativos. Un ejercicio práctico

Seguro que te estás sintiendo identificado y eso es excelente porque es el primer paso para cambiar estos patrones mentales negativos: darse cuenta de ellos.

Te propongo un ejercicio para este fin de semana:

  • Coge un cuaderno y anota todos los pensamientos negativos que tienes y que te impiden conseguir aquello que deseas: “no voy a conseguir adelgazar”, “los idiomas se me dan fatal”, “mi hijo nunca me hace caso” …
  • Identifica de dónde vienen esas creencias. ¿Qué ha ocurrido en el pasado para que hoy te sientas así? “¿Han fracasado otras dietas?” “¿Qué ha pasado cuando he estudiado idiomas?” “¿cómo le pido a mi hijo que haga lo que yo quiero?”
  • Formula en positivo esos patrones: “Esta vez voy a adelgazar” “Estoy segura de que voy a aprender inglés” “voy a comunicarme mejor con mi hijo”
  • Enumera y recuerda situaciones similares que conseguiste superar y llevar a buen término. Te dará confianza para saber que eres capaz de hacer lo que tú quieres y que los pensamientos negativos son muy, muy traicioneros.

La fuerza del Pensamiento Positivo

patrones-mentales-positivos

¡Adelante! Un nuevo pensamiento está a punto de instalarse en tu vida. Esta vez es un pensamiento positivo, de seguridad y de confianza.

Los pensamientos positivos

conducen a un lenguaje positivo,

a acciones positivas y

a consecuencias positivas.

¡Feliz semana!

No hay comentarios

Dejar respuesta