Operación bikini: ¿Es pronto o tarde?

¿Cómo evitar coger peso en verano? ¿Qué dieta es eficaz y saludable a la vez?

Éstas son preguntas que seguramente nos habremos hecho o nos vamos a hacer en los próximos días. Para contestarlas he entrevistado a la Dra. Ana Bellón, directora del Centro Médico Bellón y colaboradora del programa “La Mañana de la 1”

Dra. Ana Bellon en The Damas Blog

  • ¿Cuándo hay que empezar en realidad la “operación bikini” para llegar a punto al verano?

Si por operación bikini entendemos perder 2-3 kilos, nos podemos poner con ello sobre abril o mayo, porque es relativamente fácil.

La dificultad viene cuando no nos sobran solo 2 kilos, sino que tenemos un problema de exceso de peso. Entonces hay que ponerse a dieta, independientemente de la época del año, ya que cuando no es el verano, son las navidades o un evento social.

Cuando hay un sobrepeso tenemos que entender la dieta como un tratamiento para una enfermedad, que es la obesidad, y hay que estar motivado para hacerlo adecuada y continuamente.

  • Si no hemos llegado a tiempo, ¿qué podemos hacer para que el verano no nos pase factura en el peso?

Hay que llevar una dieta equilibrada, es decir, aquella que nos va a mantener en nuestro peso y que nos va a permitir gastar lo que comemos. Estará basada en verduras, frutas y en la práctica de ejercicio (el verano es una época propicia para practicar deporte por el buen tiempo).

Esta dieta, nos mantendrá en nuestro peso en verano, pero si queremos perder peso tenemos que desequilibrar la dieta, pudiendo comenzarse ya en septiembre para no restringir la alimentación mucho en la época estival.

41b2cabd3be8230966579d21acf878da

 

  • ¿Qué dieta recomienda para perder peso de manera rápida y saludable?

Para perder peso hay que desequilibrar la dieta y por la que yo opto, porque ya se lleva haciendo con éxito más de 10 años, es la dieta cetogénica o hiperprotéica.
Son dietas muy estrictas en las que el paciente al principio toma pocos hidratos de carbono y grasas y lo que ingiere sobretodo son proteínas. Es una dieta saludable y eficaz, ya que el paciente pierde peso y grasa, pero le protege la masa muscular.

Es una dieta estricta en la que se pierde peso más rápidamente que en una dieta hipocalórica, pero siempre debe ser supervisada por un médico especializado. Además, con esta dieta rompemos el tópico de que si se pierde peso rápidamente se coge luego después también muy rápido.

Hay publicaciones, por ejemplo en la revista New England Journal of Medicine,  que dicen que si se pierde peso de forma rápida, los pacientes se adhieren mejor a ella y tardan más tiempo en recuperar el peso que con otro tipo de dietas.

  • Y el alcohol y las dietas, ¿cómo se llevan?

El alcohol y la dieta se llevan mal, ya que cuando un paciente quiere hacer una dieta no solo quiere perder peso sino también aprender a alimentarse de manera saludable.

Si estamos haciendo una dieta equilibrada (para mantenerse), por ejemplo, una copa de vino al día es cardiosaludable. Pero si un paciente está haciendo una dieta para perder peso (desequilibrada), en la que se quiere disminuir el consumo de calorías, hay que saber que por cada gramo de alcohol aportan 7 kilocalorías que no aportan ningún tipo de nutriente a nuestro organismo. Son kilocalorías vacías que no aportan nada beneficioso.

  • Se habla también mucho de la fruta, ¿cuándo hay que comerla para que no engorde y favorezca nuestra salud digestiva?

Es preferible tomarla entre horas (a media mañana y merienda) ya que de esta forma distribuimos la ingesta de hidratos de carbono a lo largo del día.

Si se tiene un tránsito intestinal normal se puede tomar también después de la comida, como postre. Pero en personas con estreñimiento es mejor tomarla entre horas.

Otra buena forma de tomar la fruta es como primer plato en ensalada, ya que estamos estimulando la secreción de ácido gástrico de tal forma que cuando llegamos al segundo plato vamos a hacer mejor la digestión porque el estómago ya está preparado.

photo-1455853828816-0c301a011711

  • ¿Cuál es la clave de una dieta que funciona? ¿Quizá aprender a comer de forma equilibrada?

Para lograr una pérdida de peso saludable hay que tratar el tejido adiposo, porque una persona con sobrepeso no sólo tiene los adipocitos más grandes, sino que además los tiene inflamados. Esta inflamación hace que las personas con sobrepeso aunque coman poco no pierdan peso.

Una dieta exitosa (en este caso hiperprotéica, en la que el paciente entra en cetosis) es aquella en la que no solo conseguimos perder peso, sino que también reducimos  la inflamación del tejido adiposo. Si no hacemos esto, en cuanto el paciente vuelva a tener una dieta normal o a hacer algún exceso volverá a coger peso.

Para tratar la inflamación del tejido adiposo se utiliza el DHA, que es un ácido graso Omega 3 de cadena larga que el organismo utiliza para sintetizar la resolvina, que son sustancias que sirven para resolver la inflamación.

  • ¿Qué media de kilos es normal perder al mes en una dieta?

Dependiendo del tipo de dieta que se haga (siempre bajo control médico) se perderán más o menos kilos. Por ejemplo, con la dieta rica en proteínas o cetogénica se pueden llegar a perder en un mes de 6 a 8 kilos sin peligro para el paciente.

De hecho, va a hacer que el paciente se adhiera mejor a la dieta, al ver resultados en el corto plazo y no pasar hambre, consiguiendo a la vez  una mayor pérdida de peso a largo plazo.

Con una dieta hipocalórica, en la que disminuimos las kilocalorías que ingerimos al día, se puede perder una media de 2-3 kilos al mes.

  • ¿Por qué, cuando no se hace correctamente una dieta, se sufre el llamado y conocido “efecto yo-yo?

Cuando se hacen dietas, como por ejemplo la del jarabe de arce durante unos 5 días aproximadamente, lo que estamos perdiendo es agua y masa muscular, porque no se toman proteínas. Además el paciente no aprenda a comer adecuadamente.

Esto provoca que cuando dejamos la dieta el organismo, que durante un tiempo se le ha estado restringiendo de algunos nutrientes, empiece a coger reservas por si vuelve a pasar otra restricción de alimentos, con el consiguiente aumento de peso.

DSC02716

Espero que los consejos de la Dra. Ana Bellón te hayan resultado útiles. Y no te la juegues porque la salud es lo primero.

Compartir
Artículo anteriorUna casa en el campo
Artículo siguienteEl primer peldaño para ascender por la escalera del éxito
Periodista de profesión y vocación y amante de la vida sana. Soy Consultora Freelance de Comunicación de Salud y Community Manager, lo que me permite aunar mis dos pasiones en el desempeño de mi trabajo y llegar al mayor número posible de potenciales. En continuo proceso de aprendizaje y siempre dispuesta a nuevos retos. Colaboro como bloguera con el objetivo de que la salud y la vida sana sean también interesantes para otras mujeres.

No hay comentarios

Dejar respuesta