Parece que todo esto del Mindfulness o la meditación es algo muy solitario, una mirada interior, un espacio de quietud… pero os aseguro que es mucho más que todo esto.

Mindfulness y mi relación con los demás

“Estoy harta, mi madre no me escucha”,

“Me pone de los nervios que los niños no paren de gritar”,

“Estoy triste porque hoy mi marido ni siquiera me ha mirado”,

“Me irrita cómo me habla mi compañera de trabajo”

… ¿Todo esto te suena?

Nos molesta, nos duele, nos altera… pero la verdad es que todo tiene bastante más que ver con mi relación conmigo misma que con los demás.

Mis relaciones con los demás reflejan mi relación conmigo misma

Por lo tanto, mi reacción ante mis hijos, mi pareja, mis padres, mis hermanas, mis amigos… solo son un claro reflejo de cómo me relaciono conmigo misma: cómo les hablo, cómo les miro, cómo interpreto lo que ellos hacen y dicen, qué emociones me surgen… De esta manera, ellos se convierten en maestros que me dan la oportunidad de conocerme mejor, de descubrirme día a día.

Mindfulness y mi relación con los demás con Dionne Beltrao

Nuestra relaciones son un reflejo de lo que nos gusta de nosotras mismas

Y estos es ¿Fácil?  La verdad es que no. Sobre todo, cuando vemos a través de ellos aspectos que no nos gustan nada de nosotras mismas. Que nos revuelven y que nos mueven por dentro.  En muchos de esos casos reaccionamos de una manera desmedida, en otros, podemos sentir un profundo dolor en el pecho, o una carga y tensión en los hombros.  Cada una de ellas es una señal de advertencia que nos invita a mirar algo que quiere ser reconocido: quizás pueda ser una herida antigua que vuelva a abrirse o quizás adviertas que hay alguna conversación pendiente de mantener o emoción no reconocida.

Observar, soltando toda resistencia

Finalmente, mi invitación es dar un paso atrás.  Observar, soltando toda resistencia o negación de lo que está pasando. Seguramente, no te apetezca mucho mirar porque duele, pero creo que es la única manera para que se sane lo que tenga que sanarse, que se transforme lo que necesite ser transformado.

La vida es puro y continúo cambio

Por lo tanto, somos vida y la vida es puro cambio. No podemos detener lo que ha venido a estar en movimiento y crecimiento. Si lo hacemos, empezaremos a engancharnos en estados de mucha contracción y sufrimiento.

Y Os animo a que miréis de manera amorosa, sin culpa y sin juicio lo que la vida os quiera regalar en este momento.  Poco a poco, veréis que los procesos de dolor son más cortos (aunque, ay….  no menos intensos) y la sensación de satisfacción con la vida es mayor.

Y a partir de ahí, toma una decisión del próximo paso a tomar. Solo desde la consciencia y la aceptación, no antes…

¡Feliz y consciente día!

Compartir
Artículo anteriorElena Valor. Me gustan y mucho las personas
Artículo siguienteMariangeles Berna, Redes sociales paso a paso
Experta en Mindfulness, Formadora y Coach en entorno corporativo y escuelas de negocio. Emprendedora, mujer y madre de dos niños. Me encanta disfrutar de todo lo que nos regala la vida: una buena compañía, un paseo, un espacio de silencio, una comida deliciosa… Comprometida con el desarrollo de la conciencia y en facilitar el descubrimiento de la atención plena como una manera de vivir más satisfactoria.

No hay comentarios

Dejar respuesta