¿Quién no ha oído hablar del término Mindfulness?  En los últimos meses, lo encontramos presente en muchas revistas, páginas web, periódicos… ¿es otra moda más de toda la corriente del desarrollo personal? y sobre todo… ¿qué hay detrás de este término?

Es el Mindfulness ¿algo más que una moda?

Mi descubrimiento del Mindfulness ha sido por casualidad.  Nunca he tenido interés especial por la meditación ni por las tradiciones orientales.  Mi experiencia con el yoga había sido aburrida y demasiado estática para mi perfil de mujer activa y dinámica.

Me gusta el movimiento, me gusta hacer cosas; me calificaba como una de esas mujeres que no para y que es capaz de ser muchas cosas a la vez: esposa, profesional, madre, ama de casa… ¿os suena?  Nos han enseñado a las mujeres a ser “cuasi” perfectas en todos nuestros roles.  Y se nos ha olvidado el enorme estrés que esto genera en nuestras vidas ya que “nunca es suficiente”.

mindfulness para mujeres de + 40 años

Mindfulness: una vía de escape

El Mindfulness llegó a mi vida como una via para escapar de todo el “ruido” mental y la presión que yo sentía que ejercía mi entorno… y, sobre todo, el que yo me ejercía a mí misma.

Tenía problemas para concentrarme, cada vez tardaba más en hacer tareas que requerían cierta creatividad y actividad mental, me venían a la mente todos los escenarios posibles de todo lo que podía ocurrir en base a lo que me habían enseñado, leía, me decía… ¡me estallaba la cabeza!  Me costaba dormir, me costaba escuchar con atención; en definitiva, mis pensamientos llevaban la rienda de mi vida.

Mirando a una vela empezó mi conocimiento del Mindfulness

Hasta que empecé a sentarme mirando una vela.  Al principio, pocos minutos, solo de lunes a viernes por la mañana.  Después un poquito más… me ponía audios de internet para facilitarme la concentración en un solo aspecto, en el momento presente.

Cada día meditación

Hoy medito a diario. Disfruto de un paseo, de una conversación, de la belleza de la luz de la mañana, de trocear las verduras mientras cocino… hoy vivo, no solo existo, no solo sobrevivo.

El Mindfulness ha dejado de ser un objetivo para estar más serena, más centrada, más tranquila.  Ahora es una manera de vivir y de disfrutar de cada instante que siento regalado.

Es una experiencia que me enseña a prestar atención de manera intencionada a este momento presente, sin juicios.  Es una actitud donde me doy permiso para sentir, donde paro y dejo ese espacio para NO HACER NADA.

Beneficios del mindfulness para la mujer

El espacio para no HACER NADA

¡¡¡No hacer nada!!! ¡¿¡nos hemos vuelto locos!?! En esta sociedad hiperactiva y sobreestimulada, donde si no haces nada, no eres nadie.  ¿Lo sientes así?

Mi propuesta es que nos rebelemos ante toda esta exigencia y presión y que nos permitamos espacios solamente para Ser, Conectar y recordar quiénes somos.  Está ahí, accesible.

te invito a que en este momento, te sientes y solo pongas la atención en tu respiración.

Solo 1 minuto.

Nada más.

Solo respirar…

 

Ahora…¿cómo te sientes?

¡Bienvenida a The Damas Blog, bienvenida a esta nueva sección de Mindfulness!

Iremos navegando, explorando y descubriendo todo lo que nos puede ofrecer el Mindfulness.  Iremos paso a paso. Sin prisa y disfrutándolo.  Una sábado al mes espero encontrarte y caminar contigo.

¡Feliz Camino!

Compartir
Artículo anteriorRestaurante Creme de la creme, un sueño personal
Artículo siguienteUn poco de organización, por favor
Experta en Mindfulness, Formadora y Coach en entorno corporativo y escuelas de negocio. Socia Directora de Nui People, empresa que se dedica la desarrollo de personas y equipos en Mindfulness e Inteligencia Emocional (https://nuipeople.com/). Emprendedora, mujer y madre de dos niños. Me encanta disfrutar de todo lo que nos regala la vida: una buena compañía, un paseo, un espacio de silencio, una comida deliciosa… Comprometida con el desarrollo de la conciencia y en facilitar el descubrimiento de la atención plena como una manera de vivir más satisfactoria.

10 Comentarios

  1. Hola Maite, yo si soy de yoga siempre he dicho que soy más de allá…y el ejercicio de la vela lo hacía en yoga, a oscuras dejando la mente en blanco y mirando la llama fijamente. Hasta que en algunos casos salen lágrimas. Tiene su sentido y no todos vemos la luz de la llama igual. Te pasará también a ti. Me encanta que practiques ese momento refugio, liberando la mente de tanta carga. Enhorabuena por tu post! 😘😙
    Elisa

    • Gracias Elisa. Tener a Dionne Beltrao como colaboradora es un lujo y espero que nos ayude. Cada vez tengo más claro, a medida que voy cumpliendo años, que tener la capacidad de vivir plenamente el presente es lo mejor que podemos hacer especialmente las mujeres que tenemos unos presentes tan “intensos” 🙂
      Un beso y feliz fin de semana Elisa.

  2. Felicidades Dionne, estoy de acuerdo con todos es un lujo poder disfrutar de tus reflexiones. Un emotivo abrazo .

Dejar respuesta