Querida Martita,

¿Cómo estás mi reina? Otra vez acudo a ti para desahogarme.

Menuda semanita que llevo…

No sé si a ti te pasa pero yo tengo la sensación de que hay momentos en los que parece que todo se pone contra ti, te peleas con todo el mundo, todo te sale al revés… o quizás tú le sales al revés a todo. No sé, pero el caso es que es agotador.

Menuda semanita con Rita en The Damass Blog

Para que te hagas una idea, te cuento cómo ha sido esta semana

Empezamos el lunes muy bien. Hicimos una excursión con los niños a la NASA. No, mujer, a Estados Unidos no. Fuimos a Robledo de Chavela, cerca de Madrid. Un sitio muy interesante, aunque – también te digo – no me dio mucho tiempo a mirar. Nada más llegar, me di cuenta de que una de las niñas del grupo se encontraba mal. Me la llevé al baño con un (según ella) “ataque de ansiedad”. Después de ponerle agua en la frente, darle agua para beber, echarle agua en la nuca – aquello parecía Agua Park – descubrí que lo que tenía era un ataque de cuernos monumental.

Resulta que su chico le había engañado con otra y se había enterado esa misma mañana en el autobús. ¡Por Dios qué exagerados son los adolescentes! Afortunadamente, se le pasó cuando sus amigas le recordaron que el día anterior ella había decidido dejarle. Pasó el ataque de ansiedad pero cuando salimos del baño ya habían hecho la mitad de la visita.

El martes me tocó ir al centro de Madrid a realizar gestiones. Sor Luz María no ha olvidado el incidente del despacho y me mandó a hacer gestiones a la congregación, al Ministerio, al Museo del Romanticismo (vamos a ir de excursión) … Resumiendo, toda la mañana de un lado para otro, toda la mañana diluviando y toda la mañana sin paraguas y sin coche. Cuando llegué al colegio al mediodía casi me ponen a escurrir (literalmente)… bueno yo creo que mis compañeros alguna vez me ha puesto a “escurrir” (figuradamente) por las cosas que hago (je,je,je).

El miércoles no hay nada que contar porque me quedé en la cama con un catarrazo impresionante. Mi nariz era lo más parecido a las cataratas Victoria que he visto en mi vida. Por la noche ya se lo había pegado a Toni y a los MEO. ¡Viva Rita!

El jueves fue un día aparentemente muy tranquilo: Toni con fiebre en la cama, los niños con fiebre con mi madre y mi suegra, yo atontada por el catarro y con exámenes toda la mañana. Me tocó hacer la compra que, por cierto, es algo que no me gusta nada ni entiendo por qué razón siempre me toca a mi. Toni le pone intención pero no sabe ni comprar el pan; dice que se lía con las marcas y al final siempre compra lo más caro y no pasa del expositor de snacks.

El caso es que me fui a hacer la compra, me gasté 140 euros (todavía no sé en qué), sonó el teléfono: era Sor Luz María para decirme que me había equivocado al poner el exámen y le había dado la prueba de matemáticas de 4º de la ESO a los de 2º y algunos padres habían puesto una queja. Yo me disculpé como pude, le dije que era por el gripazo que tenía y que si me hubiera podido quedar en casa pues no hubiera pasado eso.

Me contestó que estaba en mi mano quedarme en casa y, claro, ahí reculé: me vi en la cola de paro y me entraron los siete males. Le pedí disculpas a la madre y le prometí que hoy me disculpaba con los niños, con los padres, con Pitágoras y, por supuesto, repetía la prueba.

Llegué a casa con un dolor de cabeza tremendo: y NADA MÁS. Si, porque con la llamada de la directora, la bronca y la posterior disculpa me metí en el coche y me dejé el carrito con la compra en el supermercado.

Me tocó volver y, como os podéis imaginar, el carrito había volado. Me dio tiempo a comprar una barra de pan y una docena de huevos. Hoy tengo que volver.

Menos mal que hoy es viernes, en el cole hemos celebrado el IV Centenario de la muerte de Cervantes y ha salido el sol.

En fin, lo dicho Menuda semanita

 

Rita

Compartir
Artículo anteriorJornadas de Steak Tartar en Ondarreta La Moraleja
Artículo siguienteAyudas y Subvenciones para mujeres emprendedoras en 2016
Durante años he sido Jefe de Desarrollo de Proyectos en Tesauro. Por mis manos pasaron muchos guiones de cine y televisión, nacionales e internacionales y ahí nació mi pasión por el cine y por la escritura de guión. Escribo porque es una necesidad: cualquier tema y cualquier excusa es buena para dejar volar la imaginación y plasmar historias en un papel. Hace un tiempo creé VÍMELO PRODUCCIONES, una productora y agencia de comunicación. Además, colaboro como guionista con BLUEBERRY STUDIOS y con LINCEO PRODUCCIONES. Soy optimista y espero arrancar de vez en cuando una sonrisa cuando leáis este blog. Sed felices.

4 Comentarios

Dejar respuesta