Mágica conexión

Mágica conexión

Tengo una buena noticia que daros: no estamos solas.

Aunque a veces lo dudemos, nos sintamos desvalidas, vulnerables, desconcertadas y sin aliento… sigo afirmando con firmeza: no estamos solas.

Mágica conexión

La segunda buena noticia es que hay espacios donde darnos cuenta de esta evidencia, este hecho. Existen espacios de encuentro, de conexión, de mirada de ser humano a ser humano. Me sorprende enormemente la belleza que se crea cuando nos permitimos simplemente mirar, sin juicio, con apertura al otro. Es una mezcla de reconocimiento (un.. “claro, es verdad, es evidente, siempre lo he sabido”…) y una sorpresa inmensa como si fuera la primera vez que vivieras algo parecido. 

Poca mente, mucho cuerpo y nada de juicio

Es importante tener en cuenta que para permitir que esta conexión mágica surja… hay que estar en el presente.  Poca mente, mucho cuerpo y nada de juicio. El juicio nos visitará porque es muy testarudo y lleva mucho tiempo con nosotras… pero le miraremos con carita de comprensión y cariño y le mandaremos de vacaciones durante un tiempo.  

En el presente es donde pasa la vida. Este es el espacio. Y si además, en la suma metemos nuestra natural propensión a compartir con otras personas, de manera ligera, sin expectativas…y… ¿por qué no? También desde el juego y la risa.

La vida es increíblemente mágica… párate a observarla

La vida es increíblemente mágica si nos paramos simplemente a observarla.  ¡Fíjate bien! Te propongo un ejercicio fácil: asómate a la ventana de casa, ponte el abrigo y sal a pasear.  Mientras lo haces, date cuenta de cada paso que das, cada respiración, los árboles que se mecen con el viento, el sol que te alumbra, el aire que te cosquillea en el rostro… también mira cada persona con la que te cruzas. Fíjate de manera curiosa.  

¿Quién es? Y suéltalo… Así paso a paso. Un paseo de exploración, descubrimiento y aventura. Y quizás te cruces con alguien que también te mire y en esa mirada surgirá un reconocimiento, una chispa de conexión.

No hay que ir muy lejos… puede ser dentro de casa… o fuera… donde haya otro ser humano. O también de ti.

Por otro lado, a lo mejor decides ir poco más allá.  Existen encuentros donde lo único que se invita es a compartir y disfrutar.  Puede ser a través de la meditación, del baile, de la práctica de un hobby, de la música, del arte… cualquier excusa es buena siempre que sientas que puedas ser tu misma y practicar esta mirada.   

Es nutritivo y saludable. ¡¡¡Y muy disfrutón!!!

¡Te deseo muchas mágicas conexiones!

¡Feliz y presente día!


Aprovecho para compartir con vosotras que este paso al año nuevo tuve la increíble oportunidad de regalarme uno de estos encuentros.  Baile, juego, arte, rituales, diversión, música, belleza, risa, historias y leyendas, sueño… en definitiva, pura magia. Esa experiencia es la que me ha inspirado este post.  Lo hice de la mano de Victor Orive en Voarte y ha sido una experiencia inolvidable.

¡¡Muy recomendable!! ¡¡Gracias, Victor y a su maravilloso equipo!!

Compartir
Artículo anteriorPorque comparto Streaming y Blu-ray
Artículo siguienteEscucha activa. Primer paso para tu comunicación efectiva
Experta en Mindfulness, Formadora y Coach en entorno corporativo y escuelas de negocio. Socia Directora de Nui People, empresa que se dedica la desarrollo de personas y equipos en Mindfulness e Inteligencia Emocional (https://nuipeople.com/). Emprendedora, mujer y madre de dos niños. Me encanta disfrutar de todo lo que nos regala la vida: una buena compañía, un paseo, un espacio de silencio, una comida deliciosa… Comprometida con el desarrollo de la conciencia y en facilitar el descubrimiento de la atención plena como una manera de vivir más satisfactoria.

No hay comentarios

Dejar respuesta