Locura tecnológica

¡Hola queridas mías! ¿Ya estamos todos en casa? No os preocupéis, ya queda menos para las siguientes vacaciones: las de Navidad y menos para Semana Santa y para el próximo verano (¡qué tontería más grande acabo de decir!).

No sé si os he dicho que este verano me he aficionado a la lectura de artículos sobre tecnología.

Pero No. Os cuento,… no es que me haya vuelto loca, es que me he dado cuenta de que soy una total y absoluta analfabeta tecnológica. Me sacan del ordenador, el móvil y la tablet y no sé de qué me hablan.

Locura tecnólógica

Este verano de repente me dio la vena ó locura tecnológica y me he leído todo lo que ha caído en mis manos. Y, la verdad, no es que haya aprendido mucho pero me entero de cosas la mar de curiosas.

Esta tarde, sin ir más lejos, estaba leyendo unos cuantos artículos que tenía atrasados y me he quedado de piedra con el siguiente titular: “China avergüenza a los peatones imprudentes con un software de reconocimiento facial. El software de identificación también ha sido instalado en los baños públicos para evitar el robo de papel higiénico” … ¿Cómo os quedáis? Yo muertecita me he quedado. ¡Pobres chinos!

China avergüenza a los peatones imprudentes

¿Os imagináis que hicieran lo mismo aquí en España? ¿En Madrid, por ejemplo? Con lo que nos gusta a los madrileños cruzar la calle por donde no se puede… ya podemos tener un paso de peatones a tres metros, que nosotros nos bajamos del coche y cruzamos por donde se nos antoja.

Parece ser que en China, te pillan cruzando por donde no debes, te identifican (con lo que me cuesta a mi distinguir a los camareros del chino que hay al lado de casa) y cuando saben todo de ti, publican en Internet lo que has hecho para que te de vergüenza…

A nosotros nos pillan, nos enseñan una foto y somos capaces de jurar por lo más grande que no somos nosotros. También es verdad que seríamos capaces de sacarle alguna gracia al tema y hacer apuestas a ver si nos pillan a no las cámaras.

Software para identificar a los ladrones de papel higiénico

Y si eso es curioso, ¿qué me decís de la otra noticia?: han desarrollado un software para identificar a los ladrones de papel higiénico. Según he leído, allí el papel higiénico no está dentro del baño, sino que tienes que ir a un dispensador.

Locura tecnológica

¡Y ahí está la gracia de la cuestión!

Tú vas a por tu papel, te quedas de pie y quieto (cuidado con los movimientos propios de las prisas) y la máquina te lee las facciones y te reconoce. Después te da tu “ración” de papel: 60cm. Si necesitas más, tienes que esperar 9 minutos.

¡Venga ya! ¡9 minutos! ¿Pero es que a los chinos no les sienta nunca mal la comida? ¿No tienen gastroenteritis?

Porque, claro, tú recoges tu metro de papel y entras y si la cose se pone fea, ¿vuelves a salir 9 minutos después a por más? ¿Alguien se ha parado a pensar la tragedia que puede suceder en 9 minutos después de haber comido una mayonesa en mal estado?

Si voy a China me llevo mi rollo de papel higiénico

Yo, te lo digo de verdad, si voy a China me voy a llevar un rollo de papel higiénico en el bolso y ni me paro delante del dispensador. Te lo digo de corazón. Pues imagínate que voy yo con mis seis vástagos (me encanta la palabra) y tengo que entrar en el baño. Con un tiempo de espera de 9 minutos entre uno y otro, no salimos del baño en toda la tarde.

Estoy de acuerdo con que la sociedad tiene que avanzar y la tecnología nos puede facilitar mucho la vida pero reivindico mi derecho a ir al baño sin que nadie controle el papel higiénico que uso.

Voy a seguir leyendo, a ver que encuentro y la semana que viene os lo cuento.

¡Feliz semana!

 

Rita

 

Compartir
Artículo anteriorPilar Castañón: estamos en el mundo para dar a los demás
Artículo siguienteYolanda Cruz, Finalista premio planeta 2013

Durante años he sido Jefe de Desarrollo de Proyectos en Tesauro. Por mis manos pasaron muchos guiones de cine y televisión, nacionales e internacionales y ahí nació mi pasión por el cine y por la escritura de guión.
Escribo porque es una necesidad: cualquier tema y cualquier excusa es buena para dejar volar la imaginación y plasmar historias en un papel.
Hace un tiempo creé VÍMELO PRODUCCIONES, una productora y agencia de comunicación. Además, colaboro como guionista con BLUEBERRY STUDIOS y con LINCEO PRODUCCIONES.
Soy optimista y espero arrancar de vez en cuando una sonrisa cuando leáis este blog. Sed felices.

No hay comentarios

Dejar respuesta