Momentos difíciles, cambiantes, impredecibles. Momentos que transforman, unen, movilizan. Tiempos en los que liderar es tan necesario como cuestionable.

Liderar en estos tiempos de dificultad es tan importante que merece que le dediquemos unos minutos de reflexión.

Liderar en tiempos difíciles

Este liderazgo exponencial que se extiende al ámbito de la familia, de la empresa, de la sociedad civil es fundamental para poner orden, motivar y en especial para generar esa empatía imprescindible que saque lo mejor de cada uno de nosotros, que aflore nuestro sentido del deber y de la responsabilidad, que sirva de referencia en la trasmisión de valores a nuestros hijos y sobre todo y en definitiva, que «contagie» el espíritu de que juntos es posible.

Ahora es el momento de desplegar todo nuestro carisma. Ese carisma que aporta valor, que es capaz de generar cambio en los demás y dejar una huella perdurable y motivadora, de ser un modelo a seguir.

Como define Ovidio Peñalver, socio director de Isavia, «el carismático tiene más facilidad para influir o impactar, y esto es algo deseable en el trabajo, seas o no directivo».

Peñalver considera carismático a quien equilibra la seguridad personal y muestra vulnerabilidad; al que resulta cercano y humano; al que es honesto (dice lo que piensa y lo que siente siendo consistente y coherente); a quien tiene habilidades y talento y es decidido y con iniciativa.

Las cualidades de un líder que ayudan a cambiar el mundo en tiempos difíciles:

Pues sí, liderar en tiempos difíciles como estos en los que la pandemia del #COVID_19 ha cambiado el mundo, requiere:

  • Demostrar seguridad sensible, es decir, transmitir a nuestros equipos, hijos, compañeros, clientes que es posible salir de esto pero que habrá que tomar decisiones difíciles, comprometidas, a veces impopulares.
  • Requiere ser cercano aún cuando estemos más separados y aislados que nunca. La tecnología es una gran aliada y hoy, más que nunca, es la que nos permitirá esa cercanía, ese «estar juntos a pesar de todo», esas conversaciones en positivo, esa empatía digital yo diría que imprescindible en estos momentos.
  • Implica honestidad; ser líder tiene siempre un alto componente de responsabilidad, de toma de decisiones en los momentos más complicados, de ser capaz de explicar el para qué de las medidas que sea necesario tomar, de demostrar coherencia más allá del cargo.
  • Necesita de talento; ahora si, el talento, el pensamiento disruptivo, la capacidad de ver soluciones creativas, son imprescindibles ante situaciones que nunca antes habíamos vivido, ante problemáticas inmediatas que requieren decisiones contundentes.

Mi visión como autónoma y empresaria en estos momentos difíciles

Como autónoma y empresaria, he sufrido en estos días el azote del Coronavirus, he sentido incertidumbre, preocupación, impotencia. He revivido la crisis del 2011 en tan sólo tres días.

Es muy importante que los líderes hablen pero mucho mas que actúen, que se tomen medidas drásticas en momentos dramáticos. No quiero caer en el optimismo inútil, es necesario lanzar mensajes de esperanza y de ánimo pero lo verdaderamente importante es tomar medidas, liderar, no caer en confrontaciones ideológicas, ni en falsos «buenismos».

Saldremos liderando esta situación pero no sin innovación, visión de futuro y altas dosis de solidaridad. ¡Podremos pero el coste será enorme!

¡Cuidaros mucho!

No hay comentarios

Dejar respuesta