La niña tiene novio

¡Hola queridas!

¿Cómo lleváis el mes de octubre? Yo, la verdad, no sé qué deciros: no sé si bien o mal o todo lo contrario. Os voy a contar por qué:

La niña tiene novio

¡MI HIJA BLANCA, LA MAYOR, TIENE NOVIO!

Y no es que me parezca mal, aunque tampoco me parece bien… lo que me parece es que no es el momento para ella o yo no estoy preparada. ¡Mi niña! Si hace nada era una mocosa que no bajaba la basura porque le daba miedo (bueno, por eso y porque es vaga, vaga, vaga…) y ahora dice que tiene novio y que nunca en su vida había sentido algo parecido por nadie… ¿en su vida? ¿en su extensa y larga vida de 16 años? Me tiene en el disparadero.

Empezando por el principio

Os lo voy a contar desde el principio. Toni y yo habíamos observado que desde que volvimos de vacaciones, la nena se arreglaba más, había cambiado su forma de vestir y era más coqueta. Ha empezado a usar colores y tejidos muy orientales e incluso ha empezado a dar la lata con que se quería hacer un tatuaje y poner un piercing.

La verdad es que no le dimos mayor importancia: le prohibimos hacerse un tatuaje y en cuanto a la ropa, no pusimos reparo porque los colores la favorecen y, además, frecuenta tiendas baratitas… hasta ahí todo bien. Lo único malo es que, aunque hace mucho calor, siempre lleva una especie de bufanda que dice que le da buena suerte y que es su seña de identidad (cuando llegue el mes de agosto, espero que su seña de identidad sean unas chanclas…)

Mi hija Blanca tiene novio

De adulto a adulto

Pero la semana pasada, todo se complicó. Muy seria nos dijo que quería hablar con nosotros, “de adulto a adulto” y nos pidió que saliéramos a cenar los tres para hablar tranquilamente. Nos lo dijo el lunes y yo, entre unas cosas y otras, no he vuelto a pegar ojo. ¡Qué angustia! Yo no hacía más que preguntarle si pasaba algo y ella emperrada en que quería tener una charla tranquila y serena en un ambiente relajado.

Toni estaba convencido de que la niña se iba a hacer monja como su tía Aurorita. Yo no sabía si nos iba a decir que era lesbiana o que no quería seguir estudiando. Cualquier cosa me esperaba menos que tuviera novio “formal”.

El intenso olor a curry para relajar el ambiente

Llegó el viernes y allá que fuimos los tres a un restaurante hindú que le habían recomendado en el Madrid antiguo. Muy bonito, pero con un intenso olor a curry y especias que al principio me hizo gracia pero que luego me levantó un dolor de cabeza enorme. La noticia y la botella de vino que me bebí del susto también tuvieron algo que ver en el dolor de cabeza.

Ya en el aperitivo se arrancó y nos dijo muy seria: “papa, mamá, quiero que sepáis que he encontrado al hombre de mi vida y estamos pensando en irnos a vivir juntos en cuando yo cumpla los 18 años”. Casi me muero del susto.

Y como es él……

Nos contó con todo lujo de detalles cómo era el susodicho, dónde lo había conocido y lo bien que la trataba. Se habían conocido en una tienda de ropa y nada más conocerla le había regalado una bufanda. (La famosa bufanda que no se quita ni para dormir).

Nos dijo que estaba estudiando música y también ayudaba a sus padres, que son empresarios y tienen una tienda de ropa y un restaurante.

Ahí me fui al baño a reflexionar. Seguía pensando en que era muy joven para tener una relación sería pero el perfil del muchacho me tranquilizó: joven, responsable y de una familia de empresarios. Por lo menos tendría trabajo.

Enamorada del heredero de los Rollings Stones

Volví a la mesa más serena y convencido de que la nena se había enamorado del heredero de Inditex o de los Rolling Stones.

Me senté en la mesa y no me dio tiempo ni a decir ya estoy aquí. Mi hija nos anunció que iba a empezar un concierto en el restaurante que daba su chico. No os puedo explicar lo que salió al escenario. El grupo de música es un grupo de música tradicional hindú, cuyas letras no hay quien entienda y con un soniquete que yo, lamento reconocerlo, no supe apreciar. ¡Me pareció un tostón! Yo cuando vi que tenían una especie de castañuelas, pensé que iba a ser algo más animado… y de eso nada. Llamadme inculta pero aquel concierto se me hizo eterno. También es verdad que no tenía yo ni la cabeza ni los oídos en la música.

El novio de la puñetera niña es el solista

Y el solista, como no podía ser de otra manera, es el novio de la puñetera niña. Es un chico español de origen hindú, nacido en Lavapiés y su familia es la dueña de un bazar y del restaurante donde estábamos cenando.

¿Qué os parece? Ahora entenderéis cómo me siento: ni bien, ni mal, sino todo lo contrario. El chaval se llama Chandraraj y me acuerdo de su nombre porque después de preguntárselo 20 veces le pedí que me lo escribiera en una servilleta y me lo voy a tener que tatuar en un dedo porque yo no soy capaz de recordar ese nombre. Es guapísimo, alto y muy educado pero, el shock no me lo quita nadie…

Músico con música + la niña ……

Si al shock inicial se suma el hecho de que Toni está con gastroenteritis desde el mismo viernes, estoy que no vivo en mi. Él dice que es porque le sentó mal la cena pero yo creo que en el preciso instante que unió música con músico y con la niña, se le cortó la digestión.

¡Madre mía, madre mía! ¡Y a mi me parecía que los MEO me daban mucho trabajo! Ahora sí que empiezan las preocupaciones.

Ya os iré contando.

Compartir
Artículo anteriorPremiando notas
Artículo siguientePasarela a los sueños
Durante años he sido Jefe de Desarrollo de Proyectos en Tesauro. Por mis manos pasaron muchos guiones de cine y televisión, nacionales e internacionales y ahí nació mi pasión por el cine y por la escritura de guión. Escribo porque es una necesidad: cualquier tema y cualquier excusa es buena para dejar volar la imaginación y plasmar historias en un papel. Hace un tiempo creé VÍMELO PRODUCCIONES, una productora y agencia de comunicación. Además, colaboro como guionista con BLUEBERRY STUDIOS y con LINCEO PRODUCCIONES. Soy optimista y espero arrancar de vez en cuando una sonrisa cuando leáis este blog. Sed felices.

No hay comentarios

Dejar respuesta