¿Habéis dicho alguna vez esa expresión de… “Tengo una corazonada” o “Sigue los dictados de tu corazón”? ¿De dónde creéis que viene? ¿Habéis oído alguna vez el término de inteligencia cardiaca?

La inteligencia del corazón

Nos cuenta la neurocardiología que el corazón no es solo un órgano que palpita en el centro de nuestro pecho, bombea la sangre a todo el cuerpo y nos mantiene vivas…. Se ha demostrado que el corazón posee su propio sistema nervioso conocido como “el cerebro en el corazón”. Es decir, posee una forma de inteligencia diferente a la que tiene el cerebro y nos influye mucho más de lo que realmente creemos. De hecho ¡el 60-65% de las células del corazón son realmente neuronales, no musculares!

¡el 60-65% de las células del corazón son realmente neuronales, no musculares! #Mindfulness Clic para tuitear

El cerebro del corazón

Siempre hemos pensado que la entrada de la información se hacía únicamente a través del cerebro, pero ahora sabemos que el corazón primero recibe la información y después la transmite al cerebro.  Cada uno de estos órganos tiene su función: si el cerebro tiende a analizar y a separar en partes, el corazón busca la síntesis de todas ellas.

PARA, RESPIRA, ESCUCHA TU CORAZÓN Y CONFÍA

El campo eléctrico de nuestro corazón es 100 veces mayor que el cerebro y el campo magnético ¡¡¡5.000!!! veces más potente. Toda esta energía no solo se transmite a todo nuestro cuerpo, sino al entorno en que nos encontramos.

Presta atención al “Director de orquesta”

Nuestro corazón es más sabio de lo que nosotras pensamos, pero no lo escuchamos. Estamos demasiado ocupadas con analizar, querer comprender, racionalizar absolutamente todo, controlarnos a nosotras mismas y a nuestro entorno… cuando a veces, lo único que necesitamos es parar, respirar y estar en silencio.  Es preciso comprender el lenguaje de nuestro corazón, confiar en él prestando atención a cada latido de este “Director de Orquesta”.

Nuestro corazón es más sabio de lo que nosotras pensamos, pero no lo escuchamos. #Mindfulness Clic para tuitear

Cómo cultivar la inteligencia de nuestro corazón

Y… ¿qué podemos hacer para cultivar la inteligencia de nuestro corazón?

Según Annie Marquier: “Cultiva el silencio, ten contacto con la Naturaleza, vive periodos de soledad, medita y contempla, busca la verdadera belleza, vive con sosiego y quietud, cuida tu entorno vibratorio, recupera el sentido de lo sagrado, recupera la inocencia al no juzgar, reconoce las sincronicidades en tu vida, trabaja en grupo, coopera, vive con sencillez, escucha.”

Este es el reto que os invito durante este mes. 

Para,

respira,

escucha tu corazón

y confía.

Reto al que os invito este mes. Para, respira, escucha tu corazón y confía. #Mindfulness Clic para tuitear

 

¡Feliz y consciente día!

Compartir
Artículo anteriorSe acabo el desorden con Silvia Llorens y AorganiZarte
Artículo siguienteLa potencia de la fragilidad

Experta en Mindfulness, Formadora y Coach en entorno corporativo y escuelas de negocio. Emprendedora, mujer y madre de dos niños. Me encanta disfrutar de todo lo que nos regala la vida: una buena compañía, un paseo, un espacio de silencio, una comida deliciosa… Comprometida con el desarrollo de la conciencia y en facilitar el descubrimiento de la atención plena como una manera de vivir más satisfactoria.

3 Comentarios

Dejar respuesta