Con este post quiero desterrar la idea de que los granitos son sólo cosa de adolescentes, es un fastidio pero es la realidad.

De hecho, el 20%  de las mujeres entre 20 y 50 años lo padecemos en algún momento. Nos suelen aparecer en la zona de la boca, barbilla y el cuello, además suelen ser grandes, rojos y con tendencia a supurar. Os suena, ¿verdad? Sin embargo, os anuncio desde ya que podemos atajarlos si nos ponemos en las manos de un dermatólogo.

Porque tener Granitos en la edad adulta: Sí, es posible.

¿Por qué aparecen los granitos en la edad adulta?

La herencia genética tiene mucho que ver. Vamos, que si tu madre ha tenido acné o granitos ya de adulta, las papeletas de que te salgan se multiplican.

Las hormonas también hacen de las suyas. En las mujeres adultas el factor hormonal en la aparición del acné suele aparecer durante el periodo menstrual, el embarazo o la menopausia. Esto se debe a que durante estos periodos baja el nivel de estrógenos (hormona femenina) y se produce un desajuste hormonal y pasando a tener un nivel más alto de testosterona (hormona masculina). La testosterona suele provocar una estimulación de las glándulas sebáceas, dando lugar a más grasa y a la posible aparición de granos especialmente grandes durante estos periodos.

La alimentación también influye si abusamos de comidas especialmente grasas. Es recomendable beber mucha agua, ya que ayuda a drenar, y toma alimentos ricos en antioxidantes naturales, betacarotenos y vitaminas C y E, ya que se encargan de una buena salud de la piel.

 

¿Qué cosméticos debemos usar para evitar que aparezcan o empeoren?

Son los denominados no comedogénicos, es decir, que no incrementen los niveles de producción de grasa, ya de por sí altos cuando tenemos granitos o acné.

Algunos de los ingredientes que pueden llevar los productos cosméticos para las pieles acnéicas son el ácido salicílico, el ácido glicólico, el ácido alfa lipólico, entre otros, ya que ayudan a disolver la grasa que obstruye los poros y empeora el acné.

También son muy recomendables los cosméticos a base de retinol, que no es otra cosa que la vitamina A en su forma más pura. Actúa ayudando a destaponar los poros obstruidos por la grasa, haciendo una función exfoliante superficial al eliminar la piel muerta, a la vez que promueve el crecimiento de piel sana. Sin embargo, antes de utilizar tratamientos o cremas con retinol para tratar el acné en la edad adulta es recomendable acudir al dermatólogo.

tratar el acne en la mujer adulta

Tratamientos para los granitos y las cicatrices de acné

Si acudimos a un especialista en medio de un brote de acné te puede prescribir diferentes tratamientos, que pueden ser orales (el famoso Raocutan, que es muy efectivo pero que reseca mucho la piel), tópicos (cremas) y con aparatos específicos para el acné (láseres, microdermoabrasión, etc.)

Si tenemos ya cicatrices el dermatólogo debe analizar su forma, profundidad y extensión para elegir el tratamiento más adecuado. Cuando las cicatrices no son muy profundas,  se suelen emplear láseres fraccionales ablativos (CO2 y Erbio) y láseres fraccionales no ablativos que, producen microzonas de calentamiento en las capas más profundas de la piel, generando colágeno y renovando a la vez la superficie de las zonas afectadas mientras que se dejan intactas pequeñas áreas a partir de las cuales se produce una rápida regeneración de la piel (entre 3-5 días).

En los casos en los que las cicatrices son muy profundas, normalmente, es necesario combinar el tratamiento con láser con microinyecciones con sustancias de relleno como el ácido hialurónico, el ácido poli-L-láctico y el hidróxiapatita cálcica. Éstas consiguen un efecto relleno inmediato,  además de que mejoran la textura y tersura de la piel al inducir también la producción de colágeno y elastina y manteniendo de esta forma la estructura de la piel tensándola. El resultado es que las cicatrices se minimizan considerablemente.

 

Compartir
Artículo anteriorEstrenamos canal en Youtube
Artículo siguienteMakeup. Tendencias Otoño 2016
Periodista de profesión y vocación y amante de la vida sana. Soy Consultora Freelance de Comunicación de Salud y Community Manager, lo que me permite aunar mis dos pasiones en el desempeño de mi trabajo y llegar al mayor número posible de potenciales. En continuo proceso de aprendizaje y siempre dispuesta a nuevos retos. Colaboro como bloguera con el objetivo de que la salud y la vida sana sean también interesantes para otras mujeres.

No hay comentarios

Dejar respuesta