El otro día estuve en el funeral del padre de una buena amiga. La misa se cerró con la lectura de una carta que ella le escribió a su padre. Hoy tan solo quiero compartir – con mis palabras – como ella vio a sus padres a lo largo de su vida. Como su padre lloró la ausencia de su madre y como él, acabó reuniéndose a los pocos meses de fallecer su mujer, lo que más quería.

Gracias por el ejemplo que nos has dado

Querido Papá,

Gracias., Gracias por el ejemplo que nos has dado. Un ejemplo de entrega y de amor, un ejemplo de generosidad hacia tus hijos y hacía el amor de tu vida: mamá.

Después de diez años de novios, varias decenas de cartas de amor a mamá – que sabes que ella las guardó hasta el final – y 53 años de matrimonio, solo podemos decirte gracias, porque nos has enseñado como se quiere, como se lucha y como uno se entrega a su mujer.

Hijos y nietos aprendiendo de vosotros cada día

A lo largo de toda vuestra vida en común habéis tenido años muy difíciles y años maravillosos, como los vividos en Asturias. Siempre os habéis tenido el uno al otro, y tus hijos y nietos hemos podido aprender día a día de vosotros, y eso es un regalo de Dios.

Hemos aprendido a veros luchar juntos; hemos visto como, ante situaciones muy difíciles, os habéis caído. Pero lo más impresionante ha sido ver como os habéis ayudado el uno al otro a levantaros, como habéis sido sembradores de paz en todo y, todos los que os hemos rodeado, hemos visto como tú, papá, has llorado a mamá; como la has amado; como la cogías de la mano en su momento final: como dos enamorados, como hasta el último instante de su vida, la amaste y le entregaste lo mejor de ti.

Hijos y nietos aprendiendo de vosotros cada día

Entregarse en el silencio día a día

Papá: ese amor que has sentido y demostrado a tus hijos y a mamá, nos ha hecho ver como uno es capaz de entregarse en el silencio del día a día, como tú has sido el pilar de mamá en todos los momentos difíciles; como la dejabas que ella dirigiera la casa y como siempre has estado pendiente de sujetarla cuando se caía. (…)

(…) Pero, desde que murió mamá sé que has tenido ganas de volver a estar con ella. Ahora, a pesar de nuestra tristeza, tenemos que estar contentos por ti: ya vuelves a estar junto a ella, junto a la persona que más has querido, el amor de tu vida. Y nos has dejado un testimonio de amor, de fidelidad, de entrega y de lucha en un matrimonio (…)

Un matrimonio que ha querido querer quererse

Sin conocer a este matrimonio, todos podemos imaginarnos como ha sido este matrimonio y cómo una hija ha visto, a lo largo de la vida de sus padres, un amor fruto del esfuerzo, una complicidad fruto del trabajo, una entrega fruto de la voluntad. Esto es un matrimonio que ha “querido querer quererse”. Tal y como cuenta, ha sido un matrimonio en el que se han caído como otros muchos; pero lo importante ha sido que se han levantado juntos, sin reproches, sin rencores. El matrimonio es un constante querer quererse. Es voluntad. ❤️

Compartir
Artículo anteriorArantxa García Merino y su Testamento Emocional
Artículo siguienteUn gran descubrimiento
Soy esposa y madre de cuatro hijos y me gusta decirlo en ese orden. Licenciada en ADE y tras mis años de auditora y gestionando presupuestos en una editorial, empecé a tener la necesidad de gestionar esos conflictos que duermen en nuestro interior y que en ocasiones no sabemos expresar. Así que después de varios años haciendo entrevistas a matrimonios y parejas sobre la forma de comunicarnos en un tema tan personal como son los desencuentros afectivos y sexuales, me dedico tanto a dar conferencias como a asesorar y acompañar a muchas parejas con la necesidad de romper esa barrera que se ha creado entre ambos. En definitiva que puedan ver la manera de crecer juntos.

No hay comentarios

Dejar respuesta