Siempre he sido la eterna impaciente, cualidad o defecto (según quién de los que está a mi alrededor lo analice) he ido puliendo, moldeando o domando con el paso de los años.

Porque……

Good things Take time

1

Después de mi proceso de reinvención y tras una intensa crisis de autoestima, he llegado a la conclusión de que efectivamente, las cosas buenas llevan tiempo (Good things Take time), es más, la impaciencia es mala consejera cuando se trata de carreras de fondo.

Cuando decidí empezar esta sección y escribir cada martes pensamientos, reflexiones, sentimientos positivos no pretendía dar lecciones, adoctrinar ni sentar cátedra, mi único propósito era compartir mis experiencias y aportar un enfoque “positivo y real” de situaciones y pensamientos de mi día a día actual y de los últimos “movidos” años que me ha tocado vivir.

Cuando afrontas una crisis de edad, de relación, profesional la variable tiempo adquiere una dimensión diferente. Esa “impaciencia” casi patológica en mi caso se acentúa pues quieres salir, terminar, que el ciclo cambie, que dejes el fondo y empieces a subir y cambiar las perspectiva con la que ves y analizas las cosas y dejar el … “porque a mi”

Pero, después, cuando vas tomando distancia y el inexorable reloj va avanzando, te das cuenta que esa “penitencia, travesía del desierto o el nombre que le quieras poner” necesitaba tiempo, necesitaba paciencia, necesitaba “sufrimiento”.

Pero no todo era esperar y dejar el tiempo pasar, había que actuar, había que pensar y había que llorar, pero sobre todo había que ir “poniendo en valor” todo lo que tenías y todo lo que te sigue quedando; lo perdido, perdido estaba pero lo estable (pocos amigos, familia, creencias) iban dando consistencia y sentido a cada momento y haciendo que las cosas buenas y positivas empezaran a tomar protagonismo.

Soy una firme convencida de que todo en la vida tiene un por qué, aunque no siempre seamos capaces de leer entrelíneas. Las cosas buenas, las sólidas, las positivas necesitan tiempo pero también necesitan acción.

Tomar las riendas de nuestra vida puede parecer una tarea fácil pero está llena de incertidumbres, miedos, “pereza” y riesgo, pero que sería la vida sin esa libertad de construir un camino lleno de cosas buenas aunque lleven tiempo.

THEDAMASS-LOGO-140X48Yo apuesto firmemente por tomar tiempo, por vivir, por ayudar y por dar a veces desde el lado difícil, retador e incomprensible y otras desde el lado positivo y alegre de la vida.

Feliz y positiva semana

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorNo tocar
Artículo siguienteEmprender también tiene nombre de mujer
Consultora freelance especialista en Marketing Digital, Social Media y Marketing de Influencia. Emprendedora. Madre y Blogger ayudando a mujeres a emprender y vivir positivamente. Mi misión apoyar a empresas, autónomos y profesionales para vender más y crecer online y offline.

4 Comentarios

Dejar respuesta