Me levanto cada mañana, desayuno con mi hijo mayor antes de ir al instituto y me siento a meditar…

Foco, foco, foco…..

Después empieza mi jornada laboral. Una larga lista de cosas que hacer, algunas más urgentes, otras más importantes y todas que hay que atender…. Me pierdo y me “emborracho” cada día con tanta actividad, tantos “tengo que”, tanta obligación.

Muy a menudo, siento corporalmente la carga, veo el cansancio en mi rostro, me olvido de ponerme guapa, de atenderme también a mí misma.  ¿Os pasa esto a alguna de vosotras? ¡Estoy convencida que sí! Ser mujer hoy en día no es tarea fácil… si, además, le sumamos todo lo que nos contamos que deberíamos estar haciendo y no hacemos, todo lo que deberíamos ser y no somos… más responsable, más coherente, más delgada, más joven, más lista, más capaz… uff… ¡qué agotamiento!

¿Nos damos un respiro?

Pues ante todo esto, tengo una propuesta para vosotras.  ¿Qué os parece que nos demos un respiro? ¿Qué separemos el trigo de la paja?  ¿Qué es realmente importante? ¿Dónde tenemos que poner foco?

En estas últimas semanas, mi lema es foco, foco y foco….  Y parece algo sencillo y claro…. Pero requiere priorizar, decir a muchas cosas que no y no llegar a todo, sino sólo a parte.  ¡¡¡Y está bien!!! ¡¡¡Realmente bien!!!

Que lo importante, te aporte.

La pregunta es:

¿lo que estoy haciendo aporta a aquello que es importante para mí?

Si la respuesta es sí, ¡adelante! Lo calendarizo y me comprometo a hacerlo.  Si la respuesta es no, lo suelto con la paz y la tranquilidad de que es una decisión tomo por mí misma y para mí misma.  ¿Egoísmo? No, a esto le llamo Amor.

Lo demás se llama Servilismo

Desde este acto de amor a mí misma, soy realmente capaz de poder servir y aportar a los demás. Lo demás, aunque suene muy políticamente incorrecto, es servilismo, complacencia y “quedar bien” para que me quieran.

¡¡Basta ya!! Me pido “la vez” para elegir, decidir y tomar las riendas de mi vida

Bueno, pues eso…. hoy toca foco, foco y foco….  Me comprometo y lo comparto con vosotras, mis queridas compañeras de viaje.

¡Os deseo un feliz y presente día!

Compartir
Artículo anterior¿Hablamos de sexo?
Artículo siguientePobres animales
Experta en Mindfulness, Formadora y Coach en entorno corporativo y escuelas de negocio. Emprendedora, mujer y madre de dos niños. Me encanta disfrutar de todo lo que nos regala la vida: una buena compañía, un paseo, un espacio de silencio, una comida deliciosa… Comprometida con el desarrollo de la conciencia y en facilitar el descubrimiento de la atención plena como una manera de vivir más satisfactoria.

1 Comentario

  1. Excelente solución, dar cobijo a un pensamiento no atosigado. Uno que no esté discordante con tu manera de sentir ni con tu manera de actuar, sobre todo que no traicione a la propia persona, es vital.

Dejar respuesta