No podía titular este post de otra manera. Estas son fechas donde se nos acentúan sentimientos como la generosidad o la alegría.

Donde se nos suaviza el corazón y nos volcamos con los demás. Donde enviamos a todo el mundo felicitaciones especiales por mail, Whatsapp o notas de voz.

Feliz Navidad, mi amor

Pero muchas veces nos olvidamos de los más cercanos.

🎄Nos olvidamos de agradecer a nuestros compañeros esa sonrisa que tienen preparada  a nuestra llegada cada mañana.

🎄Nos olvidamos de agradecer a nuestra familia su infinita paciencia con nuestras manías.

🎄Nos olvidamos de dar las gracias a nuestras amigas que están ahí de forma incondicional.

🎄Nos olvidamos de abrazar a nuestros hijos como fruto del amor.

Feliz Navidad

Feliz Navidad a quien está a nuestro lado

Pero sobre todo nos solemos olvidar de la persona que tenemos a nuestro lado.

Cuando llegan estas fiestas, tenemos el Whatsapp lleno de mensajes a compañeros del colegio, tenemos mensajes a primos que no veremos estas Navidades o a nuestros amigos expatriados.

Pero pocos nos paramos a enviarle un mensaje a nuestra pareja dándole las gracias. No me refiero a ese “gracias” que se da al mensajero de Amazon o al dependiente de Zara.

Me refiero a ese gracias que sale de la humildad más profunda de nuestro ser. Me refiero a ese gracias que lo dice todo. Me refiero a ese gracias que llena de amor. Me refiero a ese gracias que todos queremos recibir.

Feliz Navidad dando esas gracias que todos queremos recibir

En ocasiones nos perdemos en la organización, en que todo esté perfecto. Nos estresamos porque vamos a casa de la cuñada y a ver cómo me queda el postre. ¡¡Si se me dan fatal!!!!.

Pero lo triste es que a veces también nos perdemos conversaciones serenas. Nos perdemos esas miradas que lo dicen todo. Nos perdemos un paseo cogidos de la mano por el casco antiguo.

¡¡¡¡¡¿Hace cuanto que no damos un paseo cogidos de la mano?!!!!! Sinceramente creo que muchos lo hemos olvidado.

A veces nos olvidamos que tenemos que “recordar”

¿Hace cuanto que no nos damos un beso? Pero un beso de esos que te endulzan hasta el carácter. ¿Hace cuanto no nos dedicamos unas caricias? Pero unas caricias de esas que te protegen. O ¿Hace cuanto no hacemos el amor? Pero ese que te hace sentir femenina y deseada. A veces nos olvidamos que tenemos que “recordar”.

Creo que estas fechas tan especiales son perfectas para reflexionar y ser agradecidos. Dar ese abrazo que retrasamos desde hace tiempo. Para decir esa palabra que ya no pronunciamos. Para entregar ese tiempo que ya no tenemos. Para agradecer es pequeño detalle que ya no valoramos. Para coger esa mano que ya no acariciamos.

Son fechas para abrazarnos de otra manera y decirnos lo que por orgullo callamos. Te quiero y quiero querer quererte.

¡¡¡¡Tan solo me queda desearos unas Feliz Navidad!!!!

Compartir
Artículo anterior¿El correo electrónico te supera? La Netiqueta te ayuda a destacar
Artículo siguienteTodo cambia
Soy esposa y madre de cuatro hijos y me gusta decirlo en ese orden. Licenciada en ADE y tras mis años de auditora y gestionando presupuestos en una editorial, empecé a tener la necesidad de gestionar esos conflictos que duermen en nuestro interior y que en ocasiones no sabemos expresar. Así que después de varios años haciendo entrevistas a matrimonios y parejas sobre la forma de comunicarnos en un tema tan personal como son los desencuentros afectivos y sexuales, me dedico tanto a dar conferencias como a asesorar y acompañar a muchas parejas con la necesidad de romper esa barrera que se ha creado entre ambos. En definitiva que puedan ver la manera de crecer juntos.

No hay comentarios

Dejar respuesta