En este nuevo post Rosa Salvador continúa indagando, aunque desde otra perspectiva, en el concepto del Empresario Multifunción. En este caso con ese refrán tan popular como cierto de “Como Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como”. Es decir, la tarea de emprender implica un análisis exhaustivo del balance entre inversión inicial y coste de oportunidad. En cristiano, si quieres emprender debes dedicar casi las mismas energía a desarrollar y dar forma a tu idea de negocio, como a encontrar las fórmulas financieras que te permitan contar con el equipo de profesionales adecuados que aporten valor a tu idea de negocio y te ahorren costes y tiempo de implantación.

QUIEN COMPRA BARATO, VENDE BARATO

Porque, entre tú y yo, el modelo de Emprendedor alias Juan Palomo tiene muchos inconvenientes y pocas ventajas

Te lo cuenta Rosa Salvador en este post dedicado, desde la sección Mujeres que Emprenden del Blog, a es@s valientes pero sensat@s “emprendedores/ras” creador@s de ilusiones y hacedores de realidades…. Te dejo con Rosa.

thedamass-logo-280x96

Tengo un cliente que se llama Juan Palomo y te voy a explicar quien es profesionalmente.

empresario juan palomo

 

Juan es un todo terreno. Sirve lo mismo para un “barrido que para un fregado”. No sólo es un experto en su negocio, también es un experto en redes, publicista, diseñador, asesor fiscal… un verdadero portento.

A estas alturas ya habrás notado que esto es una ironía. Es cierto que existen personas portentosas pero lo que también es cierto es que hay muchas que se creen portentosas. Esto no pasaría de la anécdota (todos conocemos a much@s así) y del mero cotilleo si no fuera por que es una actitud que pone muchos palos en las ruedas de buenos proyectos e ideas emprendedoras. Ocurre porque “el trabajo de los demás no cansa” que diría mi madre; son osados y se atreven con todo. No necesitan del soporte de verdaderos expertos y ellos mismos lo hacen todo sin cuantificar el coste excesivo que supone. Sin has leído bien, el coste excesivo. La creencia es que ahorran al no contratar a un profesional pero la realidad es otra y muy distinta.

¿Te imaginas a todo un director general de cualquier multinacional limpiando los baños? ¿A una directora de RRHH repartiendo el correo? ¿Verdad que no? Y no tiene nada que ver con la categoría profesional, es simplemente una cuestión de costes. En general existe una mala interpretación entre inversión y gasto y este es un caso típico.

Empezaré aclarando conceptos:

Inversión es cuando a un dinero queremos sacarle rentabilidad.

Gasto es una salida de dinero, un pago por algo que hemos obtenido y que no tiene incremento en el retorno.

Una vez aclarado esto, que muchas personas confunde, te diré que

contratar a un profesional es siempre una inversión, nunca es un gasto.

¿Y que le ha ocurrido a mi cliente Juan Palomo por no contratarlos? Te relataré algunos inconvenientes con los que lidió:

 

No contrató a un asesor fiscal. El mismo dio de alta su negocio. Sucedió que como no conocía la legislación incurrió en faltas que le ocasionaron multas además de perder la prestación de desempleo al darse de alta como autónomo. Perdió dinero y ganó muchos disgustos.

cómo crear mi empresa

Como Juan se desenvuelve bien en las redes sociales como usuario desde hace ya mucho tiempo tampoco contrató a un experto en redes. Creó su fanpage en Facebook y como no conocía la política de esta red le borraron la página cuando ya tenia más de 800 seguidores. Perdió tiempo, energías y ganó muchos disgustos.

 

Mi cliente es mañoso, creo que ya lo he comentado y tiene gracia para el dibujo. Creo su logo y desarrolló su diseño sin contratar a ningún diseñador. El problema llegó cuando necesito ese logo para hacer las impresiones, le decían que tenía que ser vectorizado y para él eso era más o menos que chino. A la vez como decidió imprimir sus tarjetas por Internet en la página más barata que encontró, al no conocer el formato de trabajo, recibido unas tarjetas preciosas con su teléfono cortado porque figuraba abajo del todo al no haber respetado los márgenes indicados. Las tiró todas. En todo este proceso perdió dinero, tiempo, energías y como en otras ocasiones ganó muchos disgustos.

Te puedo seguir relatando las mil y una vicisitudes que pasó: Responsabilidad Civil, Seguros adicionales obligatorios de su empresa, captación de potenciales clientes, diseño de contenidos y un largo etcétera hasta que Juan Palomo cansado de tanta prueba, error, prueba, error, me contactó recomendado por otro cliente mío. No me voy a extender en contarte lo desesperado que estaba, su baja energía y autoestima en ese momento. Sólo pensaba en abandonar su proyecto y me dijo “Tú eres mi última esperanza”. “Demasiada responsabilidad” pensé, aunque todo lo que me contaba era para mi conocido. No me voy a extender en como le va ahora, te diré que no ha cerrado y su proyecto le resulta muy gratificante en todos los aspectos y si que te voy a explicar cual fue su aprendizaje:

mujer juan palomoJuan descubrió que todo el tiempo que empleas en hacer tareas en las que en realidad no eres un experto te suponen un gran coste al dejar de hacer aquello que dominas y por lo que creas tu proyecto que además es lo que te dará de comer. Ganas tiempo, energía, dinero y te ahorras disgustos dedicándote a lo que dominas. Comprobó la efectividad del trabajo de los distintos profesionales contratados además que todos ellos garantizan su trabajo y son responsables de cualquier error que cometan.

 

También trabajamos un concepto que creo que te va a ayudar si eres un Juan Palomo:

Quien compra barato, vende barato.

Te lo explicaré con la metáfora que utilizo con mis clientes: Es como comprar bolsos de marca en puestos de un mercadillo. Gráfico ¿verdad? Si vas a una tienda de marca a comprar un bolso, no esperas uno de mala calidad. Ese es el principio. A todos nos gusta que nos paguen por nuestro trabajo y si somos buenos profesionales no tenemos un precio económico en cambio buscamos saldos y lo que compramos, son saldos. Esto disminuye el valor de lo que ofrecemos, por lo que al final, nos cuesta dinero.

hombre juan palomo

En tu cabeza tal vez tus saboteadores te estén diciendo “Claro con mucho dinero es muy fácil emprender”. No todo es a base de dinero. Sé que en ocasiones no cuentas con suficientes recursos y entonces te propongo que utilices tu creatividad; existen muchas maneras de conseguir expertos: sinergias, becarios, estudiantes en prácticas, intercambio o trueque, porcentaje en tu proyecto y un largo etcétera. Sólo se trata de aplicar la fórmula win-win.

Para finalizar quiero que recuerdes esto

Quien no quiere pagar por el trabajo de los demás, no encuentra a quien quiera pagar por el suyo

y luego no puede extrañarse de que esto suceda.

Deseo que la experiencia de mi cliente Juan Palomo te haya sido útil y te sirva para abrir nuevas perspectiva. Y como siempre

¡Feliz emprendimiento!

 

Compartir
Artículo anteriorHistoria de un ascensor
Artículo siguienteLas preguntas poderosas y el lenguaje no verbal
Soy Emprendedora, Life Coach, Formadora, especialista en Impuls Expert para Autónomos, Emprendedores, Pymes y Profesionales Liberales. Me defino como Coach de Vida y de Proyectos.Empresaria desde los 21 años siempre trabajando con personas, primero en entornos corporativos y posteriormente en sociales. Experta en Coaching y Life Management, Graduate Co-Active Coach Program por The Coaches Training Institute, certificada como CPCC por The Coaches Training Institute, acreditada ACC por ICF Global, formada en Inteligencia Emocional y también en Introductorio de PNL en el Instituto Gestalt. En constante formación para poder aportar cada vez más valor a mis clientes.

3 Comentarios

Dejar respuesta