El poder está en tí. 5 claves para aumentar tu poder mental

El poder está en tí. 5 claves para aumentar tu poder mental

Existe una íntima relación entre nuestra mente y lo que nos pasa, o lo que es lo mismo entre nuestra mente y nuestro destino. Todas hemos experimentado ese momento de fuerza y energía que nos ha hecho resistentes a las adversidades. Ese momento en el que hemos creído que podíamos conseguir lo que nos propusiéramos, aunque fuera por un corto espacio de tiempo. En este sentido parece coherente deducir que cuanto más fuerte sea nuestra mente, más poderoso será nuestro camino y cómo consecuencia nuestros logros. De esta manera si la fuerza mental estuviera integrada perfectamente en nuestro pensamiento seríamos personas mucho más satisfechas, así que toma nota y atrévete a ser feliz.

“Si no haces nada por cambiar tu situación no te quejes de las piedras del camino”

El poder está en tí. 5 claves para aumentar tu poder mental

Crecemos creyendo que el poder mental es cosa de magos y que está fuera de nuestro alcance, así que lo hemos dejado a un lado confiando más en lo que podemos ver, contar, medir y pesar. De manera que lo que percibimos como real ha tomado el mando de nuestras vidas, se ha adueñado del poder de manera que cuanto más fuertes nos creemos más débiles somos paradójicamente. Principalmente porque esa fortaleza se la hemos asignado a hechos, situaciones, incluso prodigios fuera de nuestro alcance, sin darnos cuenta de que la auténtica fortaleza forma parte de nuestra esencia, que la fortaleza no es más que valorar la maravilla que es nuestra mente, no es nuestra enemiga, es nuestra mejor amiga, en realidad somos lo que es nuestra mente, por tanto entrenarla es esencial.

La palabra entrenamiento es válida no sólo para el cuerpo. Es evidente que el conocimiento de un hecho no implica que se produzca el mismo, así que puedo ser muy consciente de la necesidad de tener una mente poderosa, aunque si no tomo la decisión de entrenarla, de nada me servirá saberlo.

Para que la mente le saque el mayor partido a nuestro órgano rector, el cerebro, el entrenamiento es imprescindible porque venimos de “fábrica” mucho más completos de los que somos conscientes, aunque la necesidad de sobrevivir a las dificultades de los distintos entornos en los que nos movemos ha hecho que nos adaptemos no siempre de la manera más alineada con el potencial que llevamos dentro.

en mentes abiertas entran oportunidades

5 claves para aumentar tu poder mental

 

1.- Asume el control, conéctate a tu cuerpo. Respira.

Respirar es lo primero que hacemos al llegar a la vida y último antes de irnos. Sin embargo, transitamos por ambos momentos sin darle mucha importancia al hecho de respirar porque es consustancial a la vida y lo hacemos de manera inconsciente. Vamos a hacer una prueba, toma aire por la nariz con energía, ¿hasta dónde eres capaz de sentirlo? ¿Percibes el aire hasta los pies o se te “atasca” en el diafragma? Cuanto más conscientes somos de nuestro cuerpo más nos llena la respiración y más seguridad sentimos.

Si sólo se queda a mitad de nuestro cuerpo, toma las riendas y empieza a practicar la respiración consciente, sencillo, sólo empieza por darte cuenta de cómo entra y sale el aire de tu cuerpo.

La respiración consciente es el primer paso para una mente poderosa porque constituye una manera natural de conectar pensamiento, emoción y acción. Poner atención en el vaivén de nuestra respiración es el primer e imprescindible paso para alcanzar la paz, y esa paz es el alimento que necesita nuestra mente para empezar a hacerse fuerte.

 

El poder está en tí. 5 claves para aumentar tu poder mental #coaching #poderinterior Clic para tuitear

2.- Háblate con cariño.

El dialogo interno, el fluir de nuestros pensamientos, puede llegar a ser nuestro peor enemigo. Profesional y personalmente perseguimos el comunicarnos de manera eficaz con los otros, y está muy bien, pero has pensado alguna vez en la calidad de los pensamientos que te dedicas. A lo largo del día ¿Cuántas veces te descubres llenándote de reproches o teniendo pensamientos que te desvalorizan? A veces nos llenamos de contradicciones, por un lado nos afanamos en dar nuestra mejor cara al exterior cuando por otro lado en nuestro interior, los pensamientos se mueven en el nocivo circulo de críticas no siempre constructivas, como si de un diálogo de ángeles y demonios se tratara.

Cuando llegamos a este mundo nacemos sin palabras, somos sensaciones, nacemos con emociones básicas y con una manera también muy básica de expresarnos, Gabriel García Márquez al principio de “100 años de soledad” lo expresa de manera clara y poética.

“El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”.

Nacemos con nuestro libro mental repleto de hojas en blanco, en nuestros primeros años empezamos a escribir nuestra historia desde la libertad y la inocencia infantil, nuestras páginas mentales no tienen palabras pero están llenas de esperanza, poco a poco vamos escribiendo en nuestro libro mental palabras sencillas, motivadoras y llenas de alegría, que son reflejo de nuestra manera de empezar a ver el mundo.

Inexorablemente crecemos, nos relacionamos, colegio, amigos, familia…empezamos a percibir que necesitamos sobrevivir en un entorno que en ocasiones percibimos adverso, así poco a poco vamos reescribiendo nuestro esperanzador libro con creencias limitantes, etiquetas, emociones dolorosas, sentimientos …orientados a la supervivencia externa desconectándonos de nuestra esencia y las palabras que nos repetimos empiezan a no ser tan amables, empezamos a condicionarnos sin darnos cuenta.

cada palabra tiene consecuencias

Somos seres emocionales que se reconstruyen continuamente con el pensamiento. Así que una de las claves esenciales para darnos fuerza y poder está en la palabra y más concretamente en la manera en cómo nos hablamos.

Te propongo que durante dos días en una libretita (es importante que lo hagas en papel para coordinar mente – cuerpo) vayas haciendo rayitas cada vez que tengas un diálogo contigo que te condicione, censure o limite. Al tercer día haz recuento, no te juzgues, simplemente date cuenta de cómo es tu diálogo interno así crearás una “alarma” que te alertará cuando repitas este tipo de cuchicheo mental y podrás cambiarlo en positivo. Busca una palabra que te dé fuerza y cuando aparezca el cuchicheo pronúnciala mentalmente con energía.

3.- Haz crecer el poder de tu silencio.

El silencio es tu auténtico sonido. Regalarte silencio es el mejor regalo que te puedes hacer. Nuestro poder interior crece en el silencio, desde el silencio crecemos en el vientre de nuestra madre y volver a él es ir recuperando nuestra esencia, en esos instantes de aparente vacío son imprescindibles para que nuestro cerebro y nuestra mente se organicen, se serenen y se hagan fuertes.

A demás el silencio es el mejor camino para dejar atrás las tensiones y el estrés y alcanzar la paz interior. Acallar la mente requiere práctica y paciencia para no prestar atención al bombardeo de pensamientos que nos llegan cada instante e ir conquistando paulatinamente el estado de presencia en nosotras mismas y la conexión con nuestro cuerpo. Esta conexión es la que nos proporciona equilibrio y nos fortalece interiormente, en este silencio nuestra mente se desprende de los lastres percibiendo con mayor claridad.

Aunque los pensamientos nunca llegan a calmarse del todo si se van sosegando y sobre todo vamos aprendiendo a no estar dominadas por ellos conectándonos poco a poco a nuestro auténtico yo, al más poderoso y fuerte.

Para empezar a crear silencio debemos alimentar nuestro pensamiento, para ello podemos contar, por ejemplo empezando desde 10, 10…9…8… Si ya hemos practicado alguna técnica de relajación, podemos añadir a esta cuenta a atrás un paso más.

Antes de empezar a contar podemos sentir paz, serenidad, sosiego, podemos hacerlo mientras acallamos nuestro diálogo (paso anterior) sintiendo como este estado de calma nos invade mientras respiramos. Una vez que hemos sentido este estado, con esa sensación en el cuerpo, podemos empezar a contar. Si somos atrevidos a los números podemos imaginarlos en colores, si además le añadimos formas, nos sentiremos tremendamente bien. Probadlo, atreveros, os aseguro que funciona y además rápido.

4.- Sosiega tus recuerdos, atenúa tus expectativas. Vive en presente.

Nuestros recuerdos quedan registrados en imágenes, sonidos y emociones, toda una inmensa información que nos llega a través de los sentidos y que bombardea nuestro cerebro. Ahora bien tenemos que tener en cuenta que aquello a lo que accede nuestro cerebro proviene de unos filtros compuestos de lo que creemos ser, nuestros valores y creencias, convertido todo ello en recuerdos. Todas estas percepciones se proyectan en nuestra manera de afrontar la vida, en nuestra manera de movernos por el mundo.

95% de lo que somos a los 35 años es un patrón de hábitos automáticos, reacciones emocionales y actitudes, que funcionan como un programa de ordenador subconsciente. Por tanto, cuanto más trabajemos nuestro comportamiento consciente más iremos alejando aquellos pensamientos que nos perturban en el presente.

95% de lo que somos a los 35 años es un patrón de hábitos automáticos, reacciones emocionales y actitudes #coaching Clic para tuitear

Centrarnos en los aprendizajes de lo que nos ha sucedido de manera que nuestro foco no esté tan puesto en lo que nos hace daño del pasado sino en lo que nos ha ayudado a llegar donde estamos. Nuestro cerebro utiliza únicamente, el 2% de su energía en la actividad consciente, el resto, es trabajo del subconsciente. Así que poco a poco centrándonos cada vez más en el presente iremos dándole protagonismo a nuestro consciente creceremos en eficacia y serenidad realizando una verdadera transformación de poder interior.

si te desconectas de quien eres

5.- Fórmula intenciones en positivo. Puedo y quiero.

El cerebro crea continuamente nuevas conexiones alterando las ya existentes, adaptándose a nuevas experiencias, aprendiendo de nuestra conducta, aciertos y errores, creando nuevos recuerdos, recuperándose y reestructurándose. Si a esto le añadimos que cada día nacen unas 1.400 neuronas nuevas, se nos abre un inmenso campo de posibilidades. Así que es hora de aprovecharlas.

Con el descubrimiento de la neuroplasticidad del cerebro ahora ya sabemos científicamente que podemos cambiar nuestras percepciones, pensamientos, emociones y creencias, rompiendo definitivamente con la idea de rigidez y linealidad de nuestras vidas programadas y de nuestra escasa intervención para hacer importantes cambios que nos hagan la vida más fácilmente placentera.

Elige algo que quieras alcanzar o un estado en el que necesites conseguir, piénsalo bien y formula una frase muy corta máximo 3 palabras. Entrelaza las manos a la altura del pecho (es una sugerencia tú puedes elegir tu propia postura de poder) y verbaliza tu frase 3 veces, Puedo… Quiero… 

Este ejercicio te ayudará a enfocarte en positivo Se trata únicamente de romper la resistencia que en principio nos impone el miedo y la incertidumbre para ser capaces de avanzar hacia la mejor versión de nuestro yo y, como consecuencia, avanzar con valentía, decididas, hacia nuestro auténtico poder mental.

Háblate con delicadeza, siente el silencio, enfócate a tu energía y siéntete fuerte.

¡Feliz buena vida!

Compartir
Artículo anteriorLo quiero
Artículo siguienteRedes Sociales. Redes emocionales
Consultora coach de desarrollo personal y profesional. Experta en capital humano. Ayudo a que rompas tus bloqueos, conozcas tus motivaciones internas y desarrolles al máximo de manera integral, tus capacidades. Por mi experiencia sé que somos un todo lleno de posibilidades que debemos poner en valor. Mi misión es ayudarte, asesorarte y acompañarte para que hagas realidad tu proyecto vital poniendo el acento en tu personalidad, en quién eres. Realizo sesiones individuales tanto presenciales como por Skype, así como talleres y charlas de desarrollo de personal y comunicación.

No hay comentarios

Dejar respuesta