Esta semana me gustaría compartir con vosotros algunas reflexiones acerca de la importancia de que nuestros hijos se aficionen a la lectura y todos los beneficios que ese hábito tiene.

El placer de la lectura

Es bastante probable que todos hayáis puesto en práctica el hábito de leer un cuento a vuestros hijos cuando eran pequeños. El placer que supone compartir una lectura con un niño pequeño cuando está a punto de dormir y cuando vemos en su cara la sorpresa y los gestos que inconscientemente se le escapan cuando la voz de papá o mamá le lleva por aventuras lejanas donde los animales hablan, donde la magia existe y donde todo puede pasar… ¡eso es indescriptible! ¿a qué sí?

La lectura es más que una asignatura

Pero ¿qué ocurre cuando nuestros hijos alcanzan una edad en la que ya no es posible leer un cuento a los pies de su cama? Cuando sustituyen el libro por el móvil, por los videojuegos o por el ordenador… pues que los padres nos enfrentamos con un reto importante para volver a convencerles de que la lectura es más que una asignatura y que es un hábito que les va a aportar muchos beneficios a corto, medio y largo plazo.

El placer de la lectura para un adolescente

Durante la adolescencia, los niños se ven inmersos en un mundo nuevo de sensaciones, cambios, crisis que impactan en todos los órdenes de su vida y también en sus gustos literarios o musicales. Es normal que se interesen por historias en las que se vean reflejados de alguna manera y que les hagan soñar despiertos. Las historias que implican protagonistas adolescentes con situaciones o problemas similares a los suyos les suelen atraer más porque se sienten identificados.

El placer de la lectura para un adolescente

La lectura no es una asignatura

Por otro lado, ten en cuenta que es el momento en el que la lectura se convierte en una asignatura en el colegio y eso hace que a veces identifiquen lectura con algo obligatorio, aburrido y ligado a los aprobados o suspensos.

Ahora más que nunca necesitan tu apoyo y tu orientación para separar esas dos realidades y llamar su atención hacia la lectura de otros libros en momentos de ocio y de descanso. Piensa en sus hábitos, en sus problemas y busca libros o historias con las que se identifiquen.

Comparte con tus hijos las emociones sentidas disfrutando del placer de la lectura

Una persona tímida probablemente se sienta identificado con un protagonista tímido al que le cuesta relacionarse pero que termina encontrando la manera de superar esa situación. Es más fácil que se identifiquen con ese personaje que con un de las obras de Shakespeare.

Un “paseo” por vuestra biblioteca también le puede ayudar a elegir. Si tú eres capaz de transmitir lo que has sentido al leer una historia, probablemente a él/ella le pique la curiosidad y también quiera sumergirse en ella.

No prohibas lecturas a tus hijos

También puede ocurrir que sus lecturas no sean especialmente de tu agrado y que consideres que no son aptas para él. No se las prohibas. Eso hará que se sienta más atraído por la lectura y que, probablemente, lo lea a escondidas.

Pon en práctica tus dotes de negociación. Quizás ofrecerle la posibilidad de comentar esa lectura juntos es una solución.

Ten en cuenta que los chicos modelan lo que ven. NO sirve de nada que tú insistas en la importancia de leer y en los beneficios que le puede aportar si a la vez tú no coges un libro nunca o dices frases como “me gustaba mucho leer pero ya no tengo tiempo” o “cuando leo estoy tan cansada que no me entero de nada” o “yo sólo leo en verano” … ¿Qué crees que te van a contestar ellos cuando les preguntes por qué no leen?

El placer de la lectura

Beneficios más importantes de la lectura en los niños y adolescentes

Para terminar, y a modo de resumen, te dejo a continuación algunos de los beneficios más importantes de la lectura en los niños y adolescentes (y en sus padres también):

  • Agudiza la astucia
  • Estimula el intercambio de información y conocimiento.
  • Mejora la percepción.
  • Refuerza la concentración.
  • Potencia la empatía.
  • Aumenta el vocabulario
  • Aumenta la capacidad de concentración y análisis.
  • Mejora la memoria
  • Reduce el estrés
  • Ayuda al desarrollo emocional

Te propongo algo: hagamos una biblioteca de sugerencias de nuestros libros favoritos y los de nuestros hijos. Ese listado nos ayudará a recomendar lecturas y nos apoyará en este nuevo objetivo que como padres tenemos: el fomento de la lectura.

¿Te animas? Déjanos comentarios con recomendaciones de libros y así poder construir, entre todos, esa biblioteca virtual para nuestros hijos.

Consigamos así El placer de la lectura.

Compartir
Artículo anteriorLiderazgo de familia
Artículo siguienteUna tarde de dentista

Coach internacional, conferenciante, formadora y experta en Programación Neuro-Lingüística, me ha especializado en los 3 pilares educativos: madres/padres, adolescentes y profesores.

Empresaria desde los 20 años y apasionada de las personas, he desarrollado la gestión del conflicto, la mediación y la conciliación.

Actualmente imparto formación a madres/padres, profesores y adolescentes, doy conferencias sobre Comunicación Afectiva y Efectiva. Realizo sesiones de coaching individuales y sesiones de coaching al sistema familiar.

No hay comentarios

Dejar respuesta