Cuando un hombre te abraza después de hacer el amor

Que difícil nos resulta a veces haceros entender la importancia que tiene ese abrazo después de hacer el amor, esos minutos de reposo, de cariño, de sentirnos junto a vosotros, esos minutos que de sentirnos seguras, femeninas y queridas. Es verdad que somos diferentes tanto física, afectiva como cerebralmente.

Diferencias entre el cerebro femenino y masculino

No hay más que ver el vídeo de Mark Gungor  donde explica –con mucho humor- las diferencias de un cerebro masculino y femenino.

Como veis, el cerebro del hombre tiene cientos de cajas, todas ellas inconexas. Pero tienen un tesoro que guardan celosamente, a parte de su caja de “colegas de siempre” bueno y su caja de “colegas del trabajo” ¡ah perdón! también la caja de los “colegas de colegio”, bueno estas cajas se reproducen en su cerebro según pasan los años.

Pero como decía, su gran tesoro está SU CAJA de la NADA, esa en la que no nos dejarán entrar nunca. Esa caja que les hace ser capaces de ver 10 canales a la vez y si les preguntas que ven, lo podremos comprobar, porque te dirán: “Pues todos ¿no lo ves?”.

Su caja de la nada

Es, esa caja que les hace ser capaces de pensar en NADA, cuántas veces hemos oído esta respuesta:

-¿En qué piensas?

– En nada

– ¿Cómo no vas a pensar en nada, en algo tendrás que estar pensando? ¡¡¡¡Es imposible no pensar en nada!!!!……

Nosotras tenemos la caja de las emociones

Por el contrario nosotras no tenemos cajas, todo está mezclado, tenemos la habilidad de saltar de tema en tema, por poco que tengan que ver, somos capaces de dar un giro de 180 grados a nuestra conversación, lo que provocará que nuestros maridos se metan en su caja de la NADA y asientan con la cabeza. Tenemos la necesidad de estar pensando siempre en algo y generalmente verbalizarlo.

Además en nuestro caso hay una energía que lo cubre todo, que son las “EMOCIONES”, y cuando conectamos un hecho con una emoción, hará que se plasme en nuestra memoria para siempre, tanto para bien como para mal.

Abrázame después de hacer el amor

Abrázame después de hacer el amor

Volviendo al momento que nos ocupa, ese momento final es casi tan importante como el resto de la relación. Ese abrazo hace sentirnos queridas después de nuestra entrega más intima, necesitamos vuestro calor, vuestros abrazos, solo unos minutos, solo para nosotras, así que lo único que os pedimos es que  ¡¡¡¡No os muráis!!!!!

Y jamás, jamás cojáis el ipad, ni os pongáis a ver la tele!!!!, ni os deis la vuelta para dormir!!!!… Bueno os hacéis una idea, por favor aguantar el tipo, aunque sea en la semiinconsciencia, somos fáciles solo dejarnos apoyarnos en vuestro pecho, murmurar -el que pueda- una palabra de cariño o simplemente dejarnos estar ahí apoyadas en vosotros!!!!

Nosotras prometemos no hablar

Ahora bien nosotras en contraprestación prometemos ¡no hablar! Solo estaremos unos minutos, ahí apoyadas, sin pediros nada, solo estando, pero sobretodo, ¡CALLADAS! También prometemos entender que no habléis, ni preguntaremos porque no habláis, respetaremos que ya estáis muertos y probablemente muchos estéis ya en vuestra caja de la NADA.

Solo quiero haceros ver como los pequeños detalles del día a día construyen un amor fruto del esfuerzo, una complicidad fruto del trabajo, una entrega fruto de la voluntad, en definitiva como podemos hacernos felices, con un abrazo, con una caricia, con un silencio o con un te quiero.

Compartir
Artículo anteriorTarjetas de presentación, ¿oportunidad profesional o algo anticuado?
Artículo siguienteTodo sobre los productos Waterproof, tus nuevos aliados
Soy esposa y madre de cuatro hijos y me gusta decirlo en ese orden. Licenciada en ADE y tras mis años de auditora y gestionando presupuestos en una editorial, empecé a tener la necesidad de gestionar esos conflictos que duermen en nuestro interior y que en ocasiones no sabemos expresar. Así que después de varios años haciendo entrevistas a matrimonios y parejas sobre la forma de comunicarnos en un tema tan personal como son los desencuentros afectivos y sexuales, me dedico tanto a dar conferencias como a asesorar y acompañar a muchas parejas con la necesidad de romper esa barrera que se ha creado entre ambos. En definitiva que puedan ver la manera de crecer juntos.

No hay comentarios

Dejar respuesta