La autoestima de los niños es un factor clave en su desarrollo y en la consecución de sus resultados académicos. Son muchos los padres con los que tengo consulta que me dicen que sus hijos tienen una autoestima baja a pesar de todos los esfuerzos que hacen por darles refuerzo positivo y que ya no saben qué hacer. Están desesperados.

Y entonces surge la pregunta Cómo puedo mejorar la autoestima de mi hijo

Cómo puedo mejorar la autoestima de mi hijo the damass blog
Crédito de la foto: GerryT través Foter.com / CC BY

Mi respuesta siempre es la misma. La autoestima de nuestros niños no pasa por decirles lo buenos o maravillosos que son. Esto simplemente hace que el día de mañana sean dependientes de sus compañeros, profesores y jefes, esperando siempre una opinión positiva de ellos. Estos niños que solamente reciben refuerzo positivo alcanzan altas cotas de desmotivación, frustración o baja autoestima cuando reciben comentarios negativos, castigos o críticas.

Entonces, ¿Cómo padres que podemos hacer para trabajar la autoestima de nuestros hijos?

  1. Refuerza los comportamientos positivos de tus hijos, pero también márcales límites y resalta los comportamientos no adecuados. No recrimines o juzgues.
  2. Cuando suceda alguna conducta negativa, actúa de una manera asertiva (el derecho a decir lo que se quiere decir pero con la obligación de decirlo con respeto). Para ello di:
    1. Qué conducta es la no apropiada. Es importante no enjuiciar.
    2. Qué vais a hacer de cara al futuro.
  3. Demuestra a tus hijos que no ocurre nada porque se equivoquen, esta es la base del crecimiento y los mayores también nos equivocamos.
  4. Trata a tu hijo, al menos como tratarías a un amigo, diciéndole lo positivo y lo negativo, sin perder los nervios o la compostura.
  5. Para qué tu hijo sea consciente de sus virtudes y aumente su autoestima:
    1. Pídele que haga una lista de cosas o recompensas que le gusten: comidas, bebidas, juegos, pasar tiempo con…, leer un libro, ver una serie, hobbies, …
    2. A lo largo del día o al final del día, invita a tu hijo a que escriba o diga las cosas que ha hecho, ya sean cosas habituales o cosas que considera fuera de lo habitual, los resultados que ha conseguido, que conductas alabarían sus profesores o amigos, qué rasgos le gustan de sí mismo. Piensa que a veces percibimos lo que hacemos como algo normal, habitual, en vez de ser excepcional. Si un niño suele comportarse el 99% del tiempo bien no se lo resaltamos porque es algo habitual en él, sin embargo le reprendemos por ese 1% que no se ha portado bien.
    3. Al final del día pídele que se dé un premio a si mismo por su día y puede elegir una cosa de su lista (punto 3) bien para ese mismo momento o bien para el día siguiente o el fin de semana.

 

Solamente si los niños empiezan a ser conscientes de sus conductas, de las cosas positivas que tienen y se lo repiten a sí mismos una y otra vez podrán tener una autoestima sana. La labor de los padres consiste simplemente en ayudar a sus hijos a buscar ese momento del día para decirse las cosas buenas que han hecho o que tienen, reforzar las conductas positivas y dar mucho, mucho, mucho cariño.

No hay comentarios

Dejar respuesta