Y yo, ¿me lo paso bien contigo? Hace cuanto tiempo que no salimos los dos solos a cenar, a tomarnos un vinito, una copa y … ¿Por qué no?? Terminar en “Pacha” a las cinco de la mañana bailando los dos solos ¡¡¡¡pasando un rato divertido!!!!

Hoy hablamos de

Cómo disfrutar de mi pareja y no caer en el aburrimiento

Hace cuanto no compartimos confidencias con ella a la luz de una vela, mientras estamos deseosos de llevarla a la cama para decirla como nos excita esa manera que tiene de provocarnos tan solo con moverse el pelo. O hace cuanto no le sugerimos al oído que estamos esperando esa velada que nos devuelva al hombre que nos hizo reír y disfrutar de una manera que solo él es capaz.

La excusa ha llegado a nuestro matrimonio

La excusa. Simplemente es la excusa la que ha llegado a nuestro matrimonio. Es ella, la que lo justifica todo. Es ella, la que logra dar respuesta a cualquier problema y a la vez es una fiel aliada del matrimonio, de ese matrimonio que se debilita sin darse cuenta. La excusa tiene infinitos disfraces, creo que todos conocemos muchos de ellos. A veces se disfraza de cansancio. Otras veces, se ampara en frases como “es que no tengo tiempo para nada, la vida me come…” muchas otras, se viste de “Doña Tibieza” o “Don Trabajo”. Pero ¿Cuántas veces conseguimos disfrazarla de VOLUNTAD?

Obligaciones de pareja: disfrutar juntos

Es un trabajo de los dos, es un esfuerzo de ambos. Es una obligación de la pareja el DISFRUTAR JUNTOS. Es sanísimo reír, sonreír, llorar, compartir. Es crucial no perdernos en ese mar de excusas que nos lleva a dejar de hacer planes con ella. Es importante no ampararnos detrás de nuestros hijos para anular una velada porque el bebé está llorando. Es vital COMPARTIR tiempo tan solo para nosotros. Pero esto requiere de esfuerzo. Y muchas veces este es el gran ausente de nuestro matrimonio.

La excusa ha llegado a nuestro matrimonio

Disfrutar de mi pareja cuesta incluso si estamos enamorados

Es el esfuerzo el que no está de moda porque las cosas “salen” si estás enamorado. Y este es el gran engaño de Hollywood. Las cosas cuestan, TODAS, y creo que todo el que me lea estará de acuerdo en que nadie nos regala nada. Y en cuestión del amor mucho menos. Cuesta querer todos los días. Cuesta perdonar al que nos ha hecho daño. Pero casi cuesta más, pedir perdón al que hemos herido. Duele el reproche dicho por un hijo y pica la verdad dicha por una madre. Sufres por un marido ausente y lloras por una mujer indiferente.

Ese enamoramiento que viene de la cabeza y del corazón

Pero te dicen que el amar tiene que salir, tiene que fluir, que si las mariposas han volado es que ya no hay amor. Pero no hay amor más sincero que aquel que ha dejado paso al enamoramiento maduro y sereno. A ese enamoramiento que viene de la cabeza y del corazón vestido de voluntad. Y es ese esfuerzo el antídoto contra la excusa y te ayuda a descubrir cómo disfrutar en pareja y no caer en el aburrimiento.

Es el esfuerzo, el que anula todos los disfraces que encuentra a lo largo de la vida en pareja. Es el esfuerzo, el que hace volver a encontrar las risas de tu mujer, que un día te hicieron vibrar. Es el esfuerzo el que te reconcilia con ese hombre, capaz de hacerte disfrutar de él. En definitiva, es el esfuerzo vestido de Voluntad el que te lleva a vivir un constante QUIERO QUERER QUERERTE

Compartir
Artículo anteriorEn serio, comunica con humor
Soy esposa y madre de cuatro hijos y me gusta decirlo en ese orden. Licenciada en ADE y tras mis años de auditora y gestionando presupuestos en una editorial, empecé a tener la necesidad de gestionar esos conflictos que duermen en nuestro interior y que en ocasiones no sabemos expresar. Así que después de varios años haciendo entrevistas a matrimonios y parejas sobre la forma de comunicarnos en un tema tan personal como son los desencuentros afectivos y sexuales, me dedico tanto a dar conferencias como a asesorar y acompañar a muchas parejas con la necesidad de romper esa barrera que se ha creado entre ambos. En definitiva que puedan ver la manera de crecer juntos.

No hay comentarios

Dejar respuesta