Carisma y Marca Personal

¿Qué es el carisma? ¿Se nace con él? ¿Si tengo carisma soy más exitosa?.

Cuando interactúas con las personas das a conocer tu apariencia, tu estilo, tus habilidades, tu comportamiento y otra serie de cuestiones que conforman eso que llamamos “personalidad”

Desarrollar carisma es desarrollar marca personal, eso que ahora todos llaman Branding.

Algunas de mis clientes, Bloggers que desean construir una marca personal, un estilo personal, una forma diferenciada de presentarse y/o comunicar, encuentran una dificultad enorme a la hora de plasmar su marca personal de manera tangible y necesitan ese asesoramiento (o mentoring)  que les brindo para conseguir un diseño de su marca personal carismático y vendedor.

Es imprescindible nacer desde la diferencia.

Destacar en un ruido inmenso no es tarea fácil pero se puede conseguir. Internet es tu trampolín de lanzamiento, la catapulta que te ayudará para darte a conocer.

Tu presentación, tu carisma digital, tu diseño (es decir tu tarjeta de presentación) off y online te darán esa personalidad (conocida hoy como branding) que te ayudará a potenciar tu perfil profesional, mejorar tu networking, encontrar el hueco de mercado que te corresponde y por supuesto vender más y mejor.

MARCA PERSONAL PARA EMPRENDER

Los profesionales que nos dedicamos al asesoramiento y/o consultoría en marketing digital y diseño, como es mi caso, conocemos como una adecuada y potente carta de presentación personal y profesional puede cambiar, a mejor por supuesto, la percepción que el mercado, – hablando en plata, ese cliente que quieres captar-, tiene de tu producto y/o servicio.

Y como soy una convencida de la importancia del carisma personal como constructor de una imagen profesional potente, he invitado a Julián Gutiérrez Conde a que nos hable sobre lo que él denomina “El estilo carismático”.

Julián Gutiérrez Conde es speaker, especialista en negociación y escritor especializado en liderazgo. Ha escrito, entre otros, títulos como El Talento Negociador o Liderazgo por Impulsión. Dotado de una especial capacidad para comunicar y entusiasmar, conecta de manera muy especial con la mentalidad femenina.

Tuve el placer y la suerte de trabajar a su lado en mi etapa como Directora de Marketing del Grupo ING Nederlanden en España cuando ocupaba el puesto de Director General. Desde entonces nos ha unido una entrañable amistad y en mi caso una profunda admiración hacía Julián.

El destino ha querido que pueda tener la suerte de contar con su sabiduría en mi Blog para hablar de un tema que me apasiona “El carisma”

Le traslado a Julián Gutiérrez Conde, una pregunta de profundo recorrido. 

¿Puedo conseguir un Estilo Carismático?

Hay quien tiene Carisma innato; pero escudarse en que esa cualidad es un don exclusivamente natural, supone devaluarse a uno mismo y rebajar la capacidad de la persona para elevar sustancialmente el nivel de empatía con terceros.

Subrayo la expresión “cualidad” porque quien posee Carisma dispone en su haber de una importante herramienta para convencer y ejercer influencia sobre otros. Y destaco también la “capacidad de progresar” porque la dosis de Carisma innata, mucha o poca, puede incrementarse de forma rotunda.

El Carisma influye en los resultados y en logros que las personas conseguimos en lo personal, lo familiar o lo profesional. Es aplicable a todo tipo de entornos relacionales.

La Empatía no sólo te hace más feliz sino que abre y amplía el rango de relaciones, facilita en encuentro de nuevas oportunidades sanas, ventila con aire fresco y positivo el mundo interior, genera un ambiente más cordial y ayuda a desarrollar negociaciones más inteligentes y proyectos más productivos.

El Carisma es un movilizador de la Energía Disponible que tienen el conjunto de personas que forman nuestro entorno o de los grupos a los que pertenecemos y ayuda a maximizar la generación de Energía Activa promoviendo la Cooperación.

Porque toda la energía que no convertimos en activa se transforma en desperdicio.

Después de años profesionales al frente de grandes equipos en puestos de alta dirección; de la mediación en conflictos de diferentes índoles y variopintos ámbitos o de asesoras a personas y equipos en la gestión de negociaciones complejas, no estaría escribiendo este artículo sin la convicción de que el entrenamiento del Carisma Negociador es posible; que transforma personas individual y colectivamente, logrando incorporar a los hábitos herramientas de aplicación inmediata con sorprendentes resultados y eliminando los Demonios del Carisma que nos asedian y que con frecuencia nos impiden mayor progreso.

Julián Gutierrez Conde

 

Espero que esta aproximación inicial al carisma haya sido de valor para ti. Recuerda que tu “estilo carismático” o está o se puede crear. No dejes que tu imagen refleje lo que no eres. Sino puedes hacerlo apóyate en los profesionales que puedan dotar tu Carisma y Marca Personal de la esa capacidad de influencia capaz de convencer y transmitir todo tu potencial.

No hay comentarios

Dejar respuesta