brad-y-angelina-se-separan

Hola querid@s,

No os voy a preguntar cómo estáis porque esta semana me sé la respuesta: ¡en shock! ¿A que si?

Con el verano que hemos tenido, déjate tú de noticias sobre política, economía o paro. ¡Por fin ha pasado algo esta semana que nos ha conmocionado:

¡Brad y Angelina se separan!

¡Dios mio de mi vida! Que dice mi madre. Desde que me enteré estoy como la mayoría de los españoles. ¿Qué digo? ¿españoles? Noooo: ciudadanos del mundo. Cuando el otro día estaba yo viendo las noticias del Telediario y lo dijeron, creí que me daba un tabardillo. ¡Qué disgusto!

Lo primero que pensé es en esa familia numerosa, tan variopinta, tan guapa… ¿qué va a ser de ellos ahora? Porque empezar una nueva vida no es fácil y cuando eres rico, guapo, famoso y tienes tantas casas repartidas por el mundo, pues tiene que ser muy complicado.

Yo, que ya sabéis que soy muy empática, rápidamente me he puesto en el lugar de Angelina. No por nada, es que he intentado ponerme en el papel de Brad y no me veía yo con esas gorras que a veces lleva. Sin embargo, verme con los vestidos de Angelina, con sus piernas y su cuerpo en general me ha resultado muy sencillo.

Bueno, que me lío. Me he puesto en su lugar y he descubierto que menos la economía, el físico y los exmaridos, somos prácticamente iguales: las dos trabajamos, defendemos causas humanitarias y somos madres de familia numerosa. Mis hijos son un poco diferentes porque son todos del mismo color y del mismo sitio y tengo empate entre niños y niñas, pero por lo demás no veo la diferencia.

Me he puesto a imaginar cómo se va a arreglar esa pobre mujer a partir de ahora. Por ejemplo, por las mañanas a la hora de despertar a todos y preparar el desayuno. Yo tengo una variedad tremenda: una toma cereales integrales con leche desnatada, otra tostada con mantequilla y miel, otra galletas mojadas en zumo porque no le gusta la leche, dos toman biberón y otro tomo un café bebido y dando gracias. Mi Toni toma zumo, café, tostada y un kiwi, pero desayuna a primera hora y después ya se dedica a apoyar las tareas de infraestructura con los pequeños.

¿Cómo lo hará Angelina? Si con esas casas tan grandes, sólo en ir de una habitación a otra a despertar a la prole le debe llevar un par de horas. Y luego viene el momento “cepillar los dientes”. Yo no sé vosotros, pero mis cachorros tiene alergia al cepillo de dientes. Si por ellos fueran se cepillarían los dientes menos que el oso Yogui.

¿Y el reparto de niños en los colegios? Si todos van al mismo, vaya y pase: sólo tienes que cambiarte de puerta para dejar a los mayores en un sitio y a los pequeños en otro… pero ¿y si van a coles diferentes? ¿Cómo se hace el reparto con un solo coche y solo conductor? Angelina tenlo en cuenta.

Y luego, el tiempo de los deberes… ¿qué me decís? Nosotros sólo hacemos deberes con tres. Con los MEO de momento el único deber que tenemos es enseñarles a no meter galletas en el reproductor de DVD y no comerse las piezas del LEGO pero con las mayores es otro cantar…

Toni se dedica a las matemáticas y las ciencias en general y yo a los idiomas y las asignaturas de letras. En los idiomas no está incluido el chino. Esa asignatura nos la repartimos entre los dos. Total, tanto Toni como yo tenemos el mismo nivel (je,je,je).

Bueno, lo dicho, que esta pobre familia me tiene muy preocupada. ¿Qué va a ser de ellos? Me he puesto una alarma en Internet para estar al tanto de todo lo que se publique y no perderme detalle.

Como diría mi tía Paula, “Hay que ver qué disgustos nos manda el Señor”.

¡Feliz semana!

Compartir
Artículo anteriorMás Novedades para este Gastro Otoño en Madrid
Artículo siguienteLa belleza de la cosmética natural marroquí
Mujer, madre, hija, esposa, emprendedora y rebelde… ¡esa soy yo! Me llamo Mercedes Rico, me confieso luchadora y con una gran capacidad de reinvención. Me he caído y me he levantado muchas veces. En algunas ocasiones he perdido el sentido del humor, pero ha sido muy pocas veces. Me gusta reír y arrancar una sonrisa y creo que la imaginación es el único secreto para tener una vida más o menos feliz. En la actualidad compagino mi labor como coordinadora académica en un centro de enseñanza con mi proyecto LAS COSAS DE MERCEDES. Tengo un deseo: arrancaros una sonrisa.

No hay comentarios

Dejar respuesta