Lunes 7 de marzo – 22:00h.

Querida Tere:

¡Vuelvo al trabajo!

Estoy emocionada. Mañana me incorporo al colegio nuevamente. Hace tanto tiempo que no voy que tengo la sensación de que mañana es mi primer día.

Te voy a decir la verdad: adoro a mis MEO, pero esto de cambiar pañales nuevamente me pilla en una edad muy mala y ya no tengo la paciencia que tenía antes. Me encanta estar con ellos porque un bebé siempre es una alegría pero ya no puedo más. Necesito recuperar mi vida pre-parto-múltiple.

Bendita rutina la de ir a trabajar y volver a casa por la noche

Bendita rutina

Bueno, a lo que iba: mañana me incorporo y como este hecho marca una nueva etapa en mi vida he tomado la decisión de incorporar cambios: voy a dejar el coche y voy a ir a trabajar en bici. ¿Qué te parece?: ahorro gasolina, hago ejercicio, no contamino y encima adelgazo… ¡No se puede pedir más!

Sé que a priori puede parecer una temeridad pero lo tengo todo pensado y organizado. Te lo explico:

  • Me levanto a las 7. Entre Toni y yo le damos el desayuno a los MEO. Afortunadamente las niñas desayunan, se visten y se asean solas.
  • A las 8 salgo de casa con los peques. Voy en coche hasta la guarde (no encuentro la manera de llevar a los 3 en la bici…).
  • Allí cambio el coche por la bici (aparcada en el parking de la guarde, que ya me ha dado permiso) y me voy a trabajar.
  • A las 9:30 estoy en el cole. Yo como tengo horario especial, hasta las 10 no entro.
  • Cuando salga de trabajar es lo mismo pero al revés.

¡No me digas que no es una idea excelente!

En fin, guapa te dejo porque mi amadísimo Tony me ha preparado una cena especial (espero que no sea como en San Valentín) para celebrar mi nueva etapa. Me da la sensación que esta noche va a ser muy especial, ya sabes a qué me refiero.

Mañana te cuento.

Miércoles 9 de marzo – 22:00h.

Teresita, perdona por haber desaparecido estos días pero es que esto es un desastre. Ayer fue un día larguísimo. Lo único que salió según el plan previsto fue la hora a la que sonó el despertador: a las 7 en punto. Lo malo es que ya te dije que teníamos una cena romántica Toni y yo y me emocioné, bebí un poco de vino y me levanté con una resaca como un pantano.

A partir de ahí fue todo muy difícil: había un atasco tremendo para llegar a la guarde. Hice el trasvase coche-bici con mucha dificultad porque yo iba vestida muy mona para mi primer día y tuve que meter los zapatos en una bolsa y ponerme las deportivas para subirme a la bici. Te detallo la estampa: traje de chaqueta gris (monísimo), zapatillas deportivas, un bolso en bandolera, la bolsa con la comida y una bolsa de plástico con los zapatos. Eso sin mencionar el casco que es feo como un demonio.

De esta guisa me puso manos a la obra o, mejor dicho, pies en pedales y me fui al colegio. Hay que ver lo poco solidarios que son los conductores de coches con las bicis: me pitaron, me insultaron, me metí en un charco (eso fue culpa mía, la verdad) y, finalmente llegué a la puerta del cole y me quite el dichoso casco. No te lo puedo describir: vi mi reflejo en la puerta de cristal de la entrada y casi me da un parraque. ¡Qué pintas! No te digo más que la directora, la madre Asunción, me ofreció un hábito para que me cambiara.

Por la noche estaba como si me hubieran apaleado.

Hoy estoy casi peor pero sin resaca. He decidido ir en chándal con la ropa de vestir en una mochila y cambiarme en el colegio. La idea era buena pero se me ha hecho tarde y con las prisas me he confundido de mochila y he dejado mi ropa en la guarde y yo me he llevado la mochila de Martín al colegio. Todo el día en chándal y sin comer porque el biberón que había en la mochila no me apetecía mucho.

¡Madre mía, madre mía! A ver cómo se me da mañana.

Te quiero,

 

Rita

Compartir
Artículo anteriorEl cáncer de colon: también un problema de mujeres
Artículo siguiente¿Hay algo peor que el autoengaño para emprender?
Durante años he sido Jefe de Desarrollo de Proyectos en Tesauro. Por mis manos pasaron muchos guiones de cine y televisión, nacionales e internacionales y ahí nació mi pasión por el cine y por la escritura de guión. Escribo porque es una necesidad: cualquier tema y cualquier excusa es buena para dejar volar la imaginación y plasmar historias en un papel. Hace un tiempo creé VÍMELO PRODUCCIONES, una productora y agencia de comunicación. Además, colaboro como guionista con BLUEBERRY STUDIOS y con LINCEO PRODUCCIONES. Soy optimista y espero arrancar de vez en cuando una sonrisa cuando leáis este blog. Sed felices.

1 Comentario

Dejar respuesta