Año nuevo, propósitos nuevos

¡Hola queridos!

¿Qué tal lleváis los primeros días del año? Yo he estado muy ocupada tirando juguetes, ordenando la habitación de los niños y colocando todos los juguetes y chismes que los Reyes Magos han tenido a bien traerles a mis hijos.

El día de Reyes en casa

Como os podéis imaginar, en una casa donde hay 6 niños, el día de Reyes la casa amanece como el escaparate de una juguetería y en pocos minutos se convierte en un parque después de un botellón.

A media tarde ya tenemos que empezar a poner orden y separar cartones y papeles por una lado y juguetes por otro, aunque esto suponga un gran disgusto para los más pequeños que, les traiga lo que les traigan los Reyes, siempre, siempre, acaban jugando con las cajas. ¿A que tengo razón?

Poniendo orden

Los días siguientes son un no parar de ir y venir a la parroquia a llevar más juguetes, además de los que ya llevamos antes de las fiestas. Al hacer hueco hay que limpiar y ordenar cajones, estanterías, canapés de las camas, etc. Vamos, una paliza.

Lo bueno es que descubres que tienes cosas que no recuerdas. Maldita sea esta sociedad en la que unos no sabemos lo que tenemos y otros por no tener no tienen ni esperanza de salir adelante. ¡Qué mal repartido está el mundo!.

Yo he empezado el año nuevo con mucha energía

Yo he empezado el año con mucha energía y he ordenado la casa en menos que canta un gallo y no es porque me esté tomando vitaminas. Nooooooo. Es por el regalo que me han traído los Reyes en casa de mi madre. Se me ocurrió decirle que quería empezar a escribir mi primera novela pero que era complicado porque sólo tenemos un ordenador que compartimos todos y, claro, es muy difícil conseguir que te dejen concentrarte.

El regalo de mamá

Mi madre sólo me dijo “bueno hija, no te preocupes, veré qué puedo hacer”. Cuando me lo dijo se me saltaron las lágrimas de emoción. Sé que para ella supone un esfuerzo hacer una inversión como esa pero me imaginé que el amor de madre puede con todo y es capaz de hacer cualquier sacrificio.

El día de Reyes, cuando vi una caja con mi nombre y noté que pesaba bastante, me lancé a sus brazos y le di millones de besos. Sólo podía repetir, “gracias, gracias, gracias”. Las niñas creo que nunca me habían visto tan emocionada y Toni menos. Al romper el papel sentí una emoción difícil de explicar; no era capaz de articular palabra cuando lo vi.

¡No podía ser cierto! Mi madre me había regalado por Reyes… ¡un paquete con seis cuadernos de los que tienen en oferta en los supermercados! Casi hiperventilo. Se me quedó una cara de boba que todavía me dura y una mala leche que también me dura. Por eso he tardado tan poco en ordenar la casa, limpiar, tirar y colocar: por la mala leche.

 

Eso sí, he empezado un cuaderno (ya que lo tengo) para hacer un listado de los objetivos que quiero cumplir este año. A saber:

Año nuevo, propósitos nuevos

👙 Bajar de peso

😍 No enfadarme con mi marido.

😱 No enfadarme con mi madre

😱 😱No enfadarme con mi suegra

💻 Comprarme un ordenador

Plan de acción para conseguir los objetivos para este año

Y me he hecho un plan de acción detallado para conseguirlo: se resume en tres puntos principales:

  1. No hablar ni a mi marido, ni a mi madre ni a mi suegra. Así no discutimos.
  2. Empezar la dieta. Ya lo he hecho. La empiezo todos los días a primera hora de la mañana cuando me levanto y desayuno fruta y un té. Y la termino a media mañana cuando me entra el hambre y me como un café con porras en la cafetería del colegio.
  3. Lo del ordenador es lo primero que he conseguido al cien por cien. Me fui a El Corte Inglés y me compré uno a plazos. Lo he domiciliado en la cuenta de Toni.

Y eso es todo lo que ha dado de sí la semana.

Por mi parte, doy por finalizadas y olvidadas las Navidades y me centro en esperar la Semana Santa.

Un abrazo,

Compartir
Artículo anteriorTodo está aquí… en este momento
Artículo siguienteTodo en orden con Google Calendar
Durante años he sido Jefe de Desarrollo de Proyectos en Tesauro. Por mis manos pasaron muchos guiones de cine y televisión, nacionales e internacionales y ahí nació mi pasión por el cine y por la escritura de guión. Escribo porque es una necesidad: cualquier tema y cualquier excusa es buena para dejar volar la imaginación y plasmar historias en un papel. Hace un tiempo creé VÍMELO PRODUCCIONES, una productora y agencia de comunicación. Además, colaboro como guionista con BLUEBERRY STUDIOS y con LINCEO PRODUCCIONES. Soy optimista y espero arrancar de vez en cuando una sonrisa cuando leáis este blog. Sed felices.

No hay comentarios

Dejar respuesta